La ac­tual pre­vi­sión del or­ga­nismo mun­dial, del 5,7%. ya es in­fe­rior a la de Nadia Calviño en más de un punto

FMI y BCE rebajarán la previsión de crecimiento de España en los próximos días

El pri­mero que lo hará será el FMI y con pos­te­rio­ridad el BCE en su reunión del pró­ximo día 16

FMI
FMI

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE) tienen pre­visto en los pró­ximos días ac­tua­lizar sus pre­vi­siones eco­nó­micas mun­dia­les. Entre ellas es­tará la de España. De nuevo se es­pera una rec­ti­fi­ca­ción sobre las pre­vi­siones que man­tiene el Gobierno de Pedro Sánchez, que da por sen­tado que es inevi­table a la vista de las con­se­cuen­cias de la nueva cepa de la pan­demia y sus efectos sobre la ac­ti­vidad y el co­mercio mun­dial.

Hasta ahora, el Ejecutivo de coalición ha hecho oídos sordos al consenso de las previsiones de organismos públicos y privados, nacionales e internacionales, que le recuerdan que todas las previsiones se han hecho pensando en que la crisis sanitaria está finalizando. No parece que sea así.

Sobre todo, teniendo en cuenta que la nueva cepa de la pandemia del coronavirus, la variante Ómicron, va a obligar al FMI a realizar una actualización excepcional a la baja de sus previsiones en un momento fuera de plazo. Será la segunda rectificación que realice en el plazo de tres meses.

Ya lo hizo el pasado 13 de octubre, con ocasión de la publicación de su informe de previsiones de otoño que tituló “Recuperación durante una pandemia: Problemas de salud, interrupciones en el suministro, y presiones de precios”. En ese momento, el FMI estimó que la economía española crecería este año solo un 5,7% en 2021, lejos de la estimación que mantiene la vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño del 6,5%.

La estimación ya supuso una rebaja de medio punto de las estimaciones sobre el PIB español publicadas por el FMI en verano, momento en el que ya había reducido en dos décimas la proyección de primavera, que era del 6,4%, muy próxima a la estimación del Gobierno.

La rectificación del FMI se hizo sobre los datos oficiales disponibles a 27 de septiembre, cuatro días después de que el INE rebajara su cálculo provisional de crecimiento en el segundo trimestre. Esta rectificación llevó al consenso de economistas a anticipar que el crecimiento del PIB para este año estaría por debajo del 6%.

La Comisión Europea, el FMI, la Airef, Funcas y el servicio de estudios del BBVA sostienen que la economía crecerá este año por debajo del 6 %. El Banco de España ha anunciado que también revisará significativamente su última previsión del 6,3 para 2021. Tras las advertencias de lo que vaya a hacer en los próximos días el FMI, habrá que esperar al 16 de diciembre para conocer hasta cuanto rebaja su estimación el Banco Central Europeo.

Teniendo en cuenta que las proyecciones macroeconómicas que publica el Eurosistema, son elaboradas conjuntamente por los expertos del Banco Central Europeo y de los bancos centrales nacionales de la zona del euro, y que el gobernador del Banco de España, Carlos Hernández de Cos, ya ha anunciado que rebajará sus estimaciones, la única duda que queda en este caso es saber hasta cuanto rebajará su previsión.

El vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, en su reciente visita a España con ocasión del XXVI Encuentro de Economía de S´Agaró, evitó pronunciarse sobre la rebaja que vayan a hacer sobre el crecimiento de la economía española y repitió en varias ocasiones que “tiempo habrá para conocer el futuro cuando llegue”.

El futuro llega día a día

Con un número que crece de forma exponencial cada día de infectados con la nueva variante Ómicron de la pandemia, la inquietud en el FMI ha crecido hasta el punto de que sus expertos económicos han estado recopilando información en las últimas horas y se espera que en próximos días su directora gerente, Cristalina Georgieva, anuncie una revisión de sus previsiones de crecimiento mundial.

Parece lógico. Solo una semana después de que Sudáfrica anunciara el descubrimiento de la nueva variante más de 40 países, entre ellos España, han confirmado que han detectado esta nueva variante en su territorio.

Georgieva advertía el pasado viernes en su intervención en la Conferencia ´Reuters Next´, que la pandemia, al propagarse tan rápidamente, puede afectar negativamente a la confianza y provocar con probabilidad una revisión a la baja sus previsiones de octubre sobre el crecimiento mundial.

La dirigente del FMI se basaba en las estimaciones de propagación de la OMS para expresar su temor de una mayor expansión de la pandemia. Según la Organización Mundial de la Salud, ateniéndose a un estudio sudafricano, el riesgo de verse infectado por esta variante es tres veces superior que con las variantes Beta u Omega.

Nunca hasta ahora una variante de la pandemia Covid-19 había provocado un pánico semejante en los mercados tras la emergencia de la variante Delta. La reacción por la mayoría de los países desarrollados ha sido similar: anunciar medidas de restricción de desplazamiento y de confinamiento, lo que hace temer de nuevo que uno de los sectores más perjudicados sea el primer componente del PIB español como es el vinculado con el turismo y a la restauración.

A los empleados del transporte aéreo les vuelve a entrar el pánico ante el temor de que se cierren de nuevo los cielos y se enfríen las esperanzas puestas de una recuperación por navidad. Las pérdidas en este sector son ya multimillonarias y los más débiles ven en riesgo su supervivencia pese a las ayudas del Gobierno y de Europa. Lo último que necesitaba Canarias y las zonas turísticas españolas era una nueva cepa de la pandemia. Pero el Gobierno tendrá que aplicar medidas urgentes con los recursos que llegarán en los próximos días, si el Ecofín da su visto bueno.

La Comisión Europea ha tratado de evitar un conflicto con el Gobierno español sobre sus enormes diferencias sobre las previsiones económicas. Considera que lo importante es que el Gobierno haga buen uso de los multimillonarios recursos que se van a poner a su disposición. Falta nos hace.

Como hace falta que el líder del Partido Popular, Pablo Casado, designe de una vez por todas una cabeza pensante que diseñe la estrategia económica de su partido con el que llegado el caso pongan en orden la economía española. Sobre todo, teniendo en cuenta el cambio drástico del modelo económico que se está produciendo en todo el mundo.

A la espera sobre todo de conocer cuál sea la rebaja de las previsiones sobre el crecimiento mundial y de España hay que tener en cuenta que las cifras de afectados por el coronavirus son espeluznantes. La pandemia ha provocado ya más de 5.240.000 muertos en el mundo y ha contaminado a más de 265 millones de personas desde finales del 2019.

Artículos relacionados