Monitor del Seguro

Acaparan el 70% de las pro­vi­siones téc­nicas y el 40% de las primas

El poderío de la banca en el negocio asegurador español

Esta ac­ti­vidad aporta en torno a un tercio de los re­sul­tados de los bancos

Santander Mapfre Seguros.
Santander Mapfre Seguros.

El ne­gocio de ban­ca­se­guros en el mer­cado ase­gu­rador es­pañol va viento en popa y a toda vela. De las 203 com­pañías ope­ra­tivas a cierre de 2020, 34 es­taban vin­cu­ladas a en­ti­dades o grupos ban­ca­rios. Cubren la prác­tica to­ta­lidad del mer­cado y aca­paran 130.243 mi­llones de euros en ahorro ges­tio­nado de los clien­tes, una cifra que roza el 70% del to­tal, con datos de fi­nales del pa­sado ejer­ci­cio. La suma de las primas de­ven­gadas as­ciende a 22.560 mi­llo­nes, con una cuota del 38,3%.

De las cifras anteriores se deduce una de las principales características del sector de bancaseguros en el mercado doméstico. Son los mandamás en el ramo de Vida. El canal bancario es la principal vía de distribución de estos seguros en España. Según la actualización del negocio realizado recientemente por Afi, 20 de estas entidades de bancaseguros operaban en este ramo, mientras que las 14 restantes lo hacían en el de No Vida.

No obstante, esta foto puede cambiar en los próximos años. “La participación de las entidades bancarias en esta última línea de negocio está experimentando un creciente interés”. Y hay ejemplos, como “la puesta en marcha reciente de compañías como Santander-Mapfre para Autos o BBVA-Allianz para seguros generales excepto Salud. O en el otro extremo, el interés de compañías especialistas en extender su potencial de comercialización mediante acuerdos con distribuidores retail como es el caso recientemente conocido de Mutua Madrileña-El Corte Inglés”.

El poderío de este canal de distribución es innegable. Si cogemos el ranking de grupos del seguro directo por primas, a simple vista vemos solo un nombre en el Top 10, el de VidaCaixa en el segundo puesto, según los últimos datos de ICEA (Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones) correspondientes a septiembre de este ejercicio. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la vinculación de las entidades de bancaseguros puede ser de distinta índole.

Puede ser una filial del grupo bancario al 100%, como es el caso de VidaCaixa (100% de CaixaBank), o bien tener una participación sustancial o minoritaria en compañías aseguradoras. Así, por ejemplo, en el Top 10 nos encontramos con que entre las entidades que conforman el grupo líder, Mapfre, están Bankinter Vida (50% propiedad de Bankinter), Santander Mapfre (49% de Bankinter), CCM Vida (50% de Liberbank) y Bankinter Seguros Generales (49,9% propiedad de Bankinter).

No es ni mucho menos la única alianza de bancaseguros entre este selecto grupo de aseguradoras. Mutua Madrileña, el tercero por primas, comparte SegurCaixa Adeslas con CaixaBank (49,92% propiedad de la entidad bancaria); Allianz, la cuarta en la clasificación, mantiene una alianza con BBVA en BBVA Allianz (50% propiedad del banco); Zurich, la séptima compañía por primas, está aliada con Banco Sabadell en Bansabadell Vida y Bansabadell Seguros Generales (ambas filiales al 50%); Generali, octava en el ranking, mantiene acuerdos con Cajamar Vida y Cajamar Seguros Generales (compartida al 49,99% en ambos casos); y Santalucía, en la novena posición, comparte Unicorp Vida con Unicaja (al 50%).

Estudio de AFI

El negocio de bancaseguros tiene otras características interesantes. Entre ellas, según se destaca en el estudio de Afi, su mayor capacidad de generación de resultados, mientras que su disposición de recursos propios (su capitalización) es relativamente más reducida que la del resto del sector: “En efecto, habiendo generado en 2020 estas compañías el 53% de los resultados del sector seguros, su patrimonio neto solo representa el 33% del agregado de compañías que operan en España”. Hay dos circunstancias que explican este hecho. Por un lado, la preferencia de estas entidades por situar el exceso de capital en la matriz (bancaria), y por otro, “una mayor eficiencia relativa del negocio (frente al conjunto de las no vinculadas a grupos bancarios) que impacta positivamente en sus resultados”.

Para concluir, otro dato revelador que explica el interés de la banca por el negocio asegurador. En 2020, el año de la pandemia, la participación de las entidades bancarias en la actividad aseguradora le aportó directamente más de 2.400 millones de euros a sus resultados (casi 2.000 millones un año antes).

Pero, además, según pone de relieve Afi, a esta contribución directa, como accionistas de sus filiales aseguradoras, debe añadirse el margen que genera la propia actividad de distribución de las pólizas a través de la red bancaria. “Aunque con la información pública disponible no es posible determinarlo con precisión, si se considera adicionalmente esta contribución indirecta, en esos dos años (2019 y 2020) es razonable atribuir globalmente al negocio asegurador (contribución directa e indirecta) en torno a un tercio de los resultados de la banca en España”.

Artículos relacionados