BOLSA

Iberdrola vende activo no estratégico

Dentro de su com­pro­miso con la re­duc­ción de emi­siones y en línea con su ac­ción por el clima, Iberdrola prác­ti­ca­mente ha com­ple­tado el pro­ceso de des­in­ver­sión total en ac­tivos no es­tra­té­gicos y con­ta­mi­nantes ini­ciado en 2001. Como parte del desa­rrollo de este plan el grupo de energía ha ce­rrado en estos días la venta, a través de su fi­lial es­co­cesa, del ne­gocio de al­ma­ce­na­miento de gas de Alberta Hub Gas Storage al grupo ca­na­diense ATCO.

La operación, que supone la transmisión del 57% del capital propiedad de la sociedad Iberdrola Canada Energy Services, no está sujeta a condiciones y es efectiva desde su firma. El activo cuenta con una capacidad total de almacenamiento de aproximadamente 43.000 millones de pies cúbicos.

Un nuevo paso en el compromiso con su transformación hacia la energía verde y la reducción de emisiones del grupo Iberdrola, estrategia puesta en marcha en 2001, anticipándose al sector, según la compañía.

Entre los hitos más importantes en este proceso destacan la venta en 2001 de su participación en Repsol o la salida del negocio de regasificación a través de la venta de las participaciones de Iberdrola en las regasificadoras de Sagunto y BBG en 2009. En enero de 2010, Iberdrola vendió su participación del 15,68% en la compañía irlandesa Petroceltic, dedicada a la exploración y producción de hidrocarburos.

En 2011 la compañía vendió el almacenamiento de gas de Seneca Lake en el estado de Nueva York y 2 gasoductos asociados. En 2013 la compañía vendió su participación del 20% en Medgaz, compañía propietaria del gasoducto que une Argelia con España. En 2014 venta del 25% de participación en el ciclo combinado Bahia Bizkaia Electricidad (BBE). En 2016 la compañía vendió su participación del 4,9% en Iroquois Gas Transmission System en EEUU.

A principios de 2018 se produjo la venta de los negocios de almacenamiento de gas y trading de gas en EEUU. A finales de 2018 se implementó la salida del negocio de generación térmica en Reino Unido, convirtiéndose Scottish Power en la primera compañía en el país centrada en generación renovable, redes y clientes. En 2019 la compañía vendió su portfolio de contratos a largo plazo de suministro de GNL en una operación pionera.

De esta forma, la compañía daría prácticamente por cerrado el negocio de almacenamiento de gas, ya que solo le quedaría un activo residual en Reino Unido, Hatfield Gas Storage.

Una apuesta por la sostenibilidad muy del agrado del mercado en esto tiempos. Sin embargo, la cotización no acaba de despuntar este año, anclada en torno a los 10 euros por acción que supone una caída anual del 10%.

Artículos relacionados