Evergrande pone en jaque a medio mundo

La as­fixia se ha pro­du­cido por las res­tric­ciones re­gla­men­ta­rias im­puestas por el Gobierno chino

Evergrande.
Evergrande.

A las in­cer­ti­dum­bres sobre las bolsas por la evo­lu­ción de la pan­demia y la apa­ri­ción de nuevas va­riantes se une ahora el riesgo de quiebra del gi­gante in­mo­bi­liario chino Evergrande. Una ame­naza que lleva pe­sando sobre el mer­cado en los úl­timos meses y que pa­rece ir agu­di­zán­dose con­forme pasan los días.

El impago a parte de sus tenedores de bonos en el extranjero una vez vencido el período de gracia de 30 días augura una peligrosa avalancha de demandas. El importe sin pagar se eleva a poco más de 82 millones de euros, pero es especialmente significativo al ser el primer impago de un bono público por parte de la compañía. El primero de otros muchos, aseguran los expertos.

Este lunes, de hecho, su cotización se ha hundido en bolsa al comunicar una demanda de los acreedores para pagar alrededor de 260 millones de dólares y su incapacidad para hacerlo en medio de sus actuales planes para reestructurar su deuda en el extranjero.

El incumplimiento de sus obligaciones financiera, advierten, puede desencadenar un impago cruzado de todos los bonos de la empresa, por valor de unos 19.000 millones de dólares. De confirmarse esta bola de nieve, Evergrande se convertiría en el mayor moroso de la historia de China, repercutiendo a su vez en el resto del sector inmobiliario, así como en otros sectores de la economía.

Este efecto en cadena tendría además incalculables consecuencias en la confianza de los inversores mundiales, poniendo en jaque al resto de los mercados financieros internacionales. Por este motivo, el Gobierno de la provincia de Guangdong, donde tiene su sede la empresa, ha convocado de inmediato al presidente de Evergrande, Hui Ka Yan, y enviará un grupo de trabajo a la promotora para analizar posibles soluciones.

Buena parte de esta asfixia se ha producido por las restricciones reglamentarias impuestas por el Gobierno chino sobre el endeudamiento, generando una intensa falta de liquidez que viene afectando a Evergrande sino también al resto del sector inmobiliario. Una situación extremadamente peligrosa si las autoridades del país no toman cartas en el asunto.

Artículos relacionados