Una ma­yoría con­si­dera esta crip­to­mo­neda como un ac­tivo de re­serva

La mitad de compradores de Bitcoin lo hacen a largo plazo

El 56% de los in­ver­sores son cons­cientes del alto riesgo de este ac­tivo

Criptomonedas.
Criptomonedas.

Carlos desem­peña su ac­ti­vidad la­boral como ma­nager en un hotel en Torres de Serranos, en Valencia. Mientras se di­rige al tra­bajo, suele re­cordar con or­gullo su de­ci­sión re­ciente más au­daz, cuando des­tinó a fi­nales del pa­sado año 400 euros a la compra de crip­to­mo­ne­das. Su in­ver­sión vale ahora casi tres veces más, a pesar de la re­ciente caída de pre­cios.

Si se le pregunta por qué no ha vendido ya y ha realizado plusvalías, Carlos lo niega con rotundidad. No es un dinero que necesite y lo va a dejar para que siga produciendo beneficios.

Hace unos días, un terremoto sacudió los cimientos del mercado de Bitcoin. El pánico llegó de la mano del miedo de los inversores a la inflación y a la nueva variante del coronavirus. Una tormenta que en el caso de la criptomoneda más popular, llevó a una caída del 20%, que luego se moderó al 10%.

Estos movimientos han contribuido a reactivar la corriente de los escépticos de este tipo de activos. Sin embargo, una reciente encuesta demuestra que los inversores en monedas digitales se han sacudido los temores sobre determinados riesgos sistémicos, como los derivados de la regulación, la volatilidad del mercado y los ciberataques.

La encuesta la llevó a cabo Grayscale, una firma de inversión especializada en monedas digitales creada en 2013 y que cuenta con más de 44.000 millones de dólares de activos bajo gestión. El trabajo se realizó sobre una muestra de inversores entre 25 y 64 años en Estados Unidos y muestra, no sólo que el número de estos ha aumentado del 23% al 26% en 2020, sino que el 55% de ellos comenzó a comprar bitcoin en 2021.

Entre las conclusiones de la encuesta resulta significativo que, al igual que Carlos, muchos de los inversores eligen no vender su posición, lo que implica que Bitcoin se está convirtiendo en un activo de reserva para las familias. La mayoría de este 55% de ciudadanos que inició sus compras de Bitcoin en los últimos 12 meses, sigue manteniendo su adquisición todavía, lo que implica que esta criptomoneda ha pasado a considerarse una inversión a largo plazo.

Vehículo de inversión

La encuesta desvela también que el 77% de los compradores de Bitcoin considera esta divisa digital como un vehículo de inversión, ya que al 55% mencionado que invierte a largo plazo se le suma un 37% de inversores que lo hacen a corto plazo. Resulta interesante que el 20% la considera una moneda para pagar por productos y servicios y un 14% la utiliza para realizar pagos entre partes.

Grayscale también ofrece datos sobre la diversificación en las inversiones de los encuestados hacia otras criptomonedas. El 46% cuenta con Ethereum en sus carteras, el 44% dispone de Dogecoin, el 26% ha comprado Litecoin y el 15% Cardano.

Y aunque existe un “mantra” sobre que los compradores de criptomonedas son unos kamikazes, la realidad demuestra lo contrario: según la encuesta, el 56% son conscientes de que existe un elevado riesgo en este tipo de inversión (niveles 8 a 10), mientras que el 40% considera que este riesgo es moderado (niveles de 5 a 7).

Artículos relacionados