BOLSA

ISE, aunque se vista de seda...

Los más des­pis­tados se ha­brán visto sor­pren­dido en estos días por la apa­ri­ción de un nuevo tic­ker, ISE, en el mer­cado con­ti­nuo. No se trata de una nueva sa­lida a bolsa, sino la con­se­cuencia del cambio de de­no­mi­na­ción de Service Poin Solutions por el de Innovative Solutions Ecosystem. Este es el tercer cambio de imagen del grupo pa­pe­lero desde el arranque de su an­da­dura en la bolsa como Picking Pack.

Una transición aprobada por sus accionistas en la junta celebrada el pasado 29 de junio. La escritura de dicha modificación se inscribió en el Registro Mercantil con fecha 11 de noviembre de 2021 y como consecuencia la compañía ha solicitado a Sociedad de Bolsas el cambio de ticker por el de ISE para adecuarlo a la nueva denominación, efectivo desde el 2 de diciembre de 2021.

Fruto de la transformación que quiere realizar el grupo Paragon, su principal accionista con algo más del 75% del capital, la compañía de servicios digitales ha modificado también la fecha de inicio y cierre de cada ejercicio fiscal que ha pasado ahora del 1 de julio de cada año natural hasta el 30 de junio del siguiente ejercicio.

Una metamorfosis realizada después de cerrar el primer semestre del año con un beneficio de algo más de medio millón de euros frente a las pérdidas de 469.000 euros a junio de 2020. Unas ganancias derivadas de su negocio tradicional que le reportó unos ingresos de 3,5 millones de euros. De este modo, el grupo ha reenfocado su negocio con la adquisición a finales de 2020 de la compañía catalana Scytl para convertirse en una plataforma global en tecnología, seguridad de datos, criptografía y voto digital.

En los foros bursátiles, sin embargo, todos estos cambios no acaban de calar y afirman que por mucho que la mona se vista de seda, mona se queda. De hecho, la dinámica bajista del valor viene siendo constante desde finales del año pasado tras el subidón impulsado por el anuncio de la compra de Scytl y la aparición de las vacunas.

En poco más de un año, su cotización ha caído a la mitad y ahora trata de encontrar soporte sobre los 0,75 euros por acción. De no aguantar este nivel e iniciar un rebote, corre un notable riesgo de desplomarse hacia sus mínimos, registrados el año pasado, en torno a los 0,3 euros por acción. Para que la situación sea diferente de verdad, mucho tiene que cambiar su modelo de negocio y la gestión, apuntan en los foros.

Artículos relacionados