BOLSA

Las renovables tropiezan en enero

La so­bre­va­lo­ra­ción ex­pe­ri­men­tada en los úl­timos meses y la in­ca­pa­cidad mos­trada para dar una res­puesta efec­tiva en con­di­ciones cli­má­ticas ad­versas han sido al­gunos de los fac­tores que han pa­sado fac­tura a las em­presas de re­no­va­bles es­pañolas en este arranque de ejer­ci­cio.

Hasta cuatro empresas del sector se han situado en el top ten de los valores más bajistas al cierre del mes de enero con ajustes que oscilan entre el 10% y el 27%.

La peor parte se la ha llevado Solarpack, el valor más castigado del mercado continuo con diferencia. Su decisión de no acudir a la subasta realizada este mes por el Gobierno, tras la negativa experiencia sufrida en 2017, ha generado fuertes dudas entre los inversores.

Este ajuste ha coincidido además con la estrategia del grupo de elevar el “free float” para contener su volatilidad. Los principales accionistas del grupo, las familias Ybarra Careaga y Galindez, han optado por colocar hasta un 12% de su capital en el mercado por un importe superior a los 100 millones de euros. Aunque mantienen el control del grupo, los operadores creen que estas desinversiones no se han producido en el momento más propicio.

Le ha seguido de cerca Soltec con una caída del 20% en el mes. Desde su estreno en Bolsa a 4,82 euros a finales de octubre el valor prácticamente triplicaba su precio a principios de año animado por la euforia en el sector. A partir de ahí, sin embargo, se ha producido una intensa recogida de beneficios alentadas por las negativas previsiones de algunos analistas para el sector al considerarlo extremadamente sobrevalorado.

Pese a que alguna de sus filiales cuenta con algunos desarrollos fotovoltaicos para producir energía, su fuerte peso industrial, centrado en la fabricación de campos solares, puede hacer al valor más sensible a los problemas generales del sector.

Tampoco ha sido un buen mes para Grenergy, con un recorte del 15%. Al igual que Soltec viene de marcar máximos sobre los 44 euros por acción en la primera semana del año. A esos precios, los pequeños accionistas han optado por hacer caja lo que ha llevado a la acción al borde de perder la referencia de los 30 euros.

El inicio de la cobertura de Alantra con un precio objetivo de 31,9 euros por acción tampoco ha servido para animar demasiado su cotización. En cualquier caso, los analistas se muestran optimistas con la compañía gracias a sus sólidas previsiones y a su cartera de proyectos.

Factores que deben permitir al valor recuperar la confianza de los inversores en un futuro junto con la baja presión regulatoria y su alta diversificación en negocios, eólico y solar, geográfica con fuerte presencia en Latinoamérica.

A este mal momento general de las renovables se ha sumado Solaria. La miniutility ha perdido algo más de un 10% después de haber sido uno de los valores estrella del mercado español en los últimos años, lo cual le ha llevado a estar en el selectivo club del Ibex 35. Sobre la compañía, explican los analistas, podría estar pesando su falta de pulmón financiero para acometer nuevas inversiones mientras no termine los proyectos en desarrollo.

En cualquier caso, los expertos de Bankinter consideran que esta circunstancia será meramente coyuntural y pronto volverá hacia sus máximos en 31 euros registrados en la primera semana de enero. Creen que la adjudicación de 180 MW en la reciente subasta de renovables, aunque no es demasiado elevada servirá de punto de apoyo para acabar con el castigo de las últimas sesiones por lo que han cambiado su recomendación de vender a comprar.

Artículos relacionados