ENERGÍA

Con una in­ver­sión de 100 mi­llo­nes, ha sido una de las in­fra­es­truc­tura eó­lica más com­plejas de España

Iberdrola pone en marcha sus parques eólicos en Asturias

La prác­tica to­ta­lidad de las obras han sido rea­li­zadas por em­presas re­gio­nales

Parques eólicos de Iberdrola.
Parques eólicos de Iberdrola.

Iberdrola ha ini­ciado la puesta en marcha de tres de los cuatro par­ques eó­licos -Cordel-Vidural, Capiechamartín y Panondres- que ha pro­yec­tado en Asturias. La com­pañía tra­baja en la cons­truc­ción del cuarto, Verdigueiro, tras ob­tener la au­to­ri­za­ción ad­mi­nis­tra­tiva, con el que su­mará una po­tencia ins­ta­lada de 130 MW eó­li­cos, con la que tri­pli­cará su ca­pa­cidad re­no­vable en Asturias.

Los parques eólicos están integrados por aerogeneradores SG114, de 2,62 MW de potencia unitaria: Cordel-Vidural (37 MW) está ubicado entre los municipios de Navia, Valdés y Villayón; Capiechamartín (34 MW) se sitúa entre Tineo y Valdés y Panondres (21 MW) entre Villayón y Valdés. Verdigueiro (36 MW) por su parte se levanta entre Tineo y Villayón.

La práctica totalidad de los trabajos en campo y obra civil han sido realizados por empresas asturianas, como Hormavasa y Horvalsa, Canteras Rencanos, Deymet, Excade, Posada, Méndez y Mota, Gruas Roxu y Taxus, La promoción ha sido desarrollada por ERPASA y la fabricación de las torres de los aerogeneradores se ha realizado en las instalaciones de Windar, en Avilés.

La construcción de todos estos proyectos -con una inversión de 100 millones de euros- está contribuyendo a la dinamización del tejido industrial y el empleo local, con la involucración de hasta 1.000 profesionales.

En operación, los parques eólicos generarán energía para abastecer a más de 100.000 hogares y evitarán la emisión a la atmósfera de 65.500 t CO2/año.

Histórica obra de ingeniería

La ejecución de estos parques han supuesto una de las obras de infraestructura eólica más compleja de España. Los materiales -torres, nacelles y palas, entre otros- han sido transportados por angostos caminos de un solo acceso y con numerosas pendientes y curvas de hasta casi 180º. Esta actividad ha requerido de una exhaustiva planificación para evitar condicionar los trabajos previstos y hacer posible la llegada de hasta 200 transportes diarios con diferentes materiales.

A 800 metros de altitud, y en una zona con constantes cambios meteorológicos que han dificultado los trabajos, se han levantado aerogeneradores de grandes dimensiones: palas de 56 m de longitud, nacelles de 126 toneladas de peso y torres de entre 80 y 93 metros de altura.

Inversiones verdes

Iberdrola ha definido los ejes de su contribución al desarrollo socioeconómico en torno a la transición energética en cuatro ámbitos de acción en Asturias: más inversiones en renovables; apoyo al empleo local, a través de la generación de oportunidades y contratos a la industria local; la formación a jóvenes en sectores de futuro y el desarrollo de nuevos proyectos de innovación, como la creación de una Plataforma de Innovación Ciudadana.

Iberdrola está convencida que la transición energética puede actuar como agente tractor clave en la transformación del tejido industrial y en la recuperación verde de la economía y el empleo. Para ello, la compañía ha lanzado un plan de inversión histórico de 75.000 millones de euros para el período 2020-2025, con el objetivo de duplicar su capacidad renovable y aprovechar las oportunidades de la revolución energética que afrontan las principales economías del mundo.

Las inversiones en España para el período se elevan a cerca de 14.300 millones de euros y la mitad -más de 7.000 millones de euros- irán destinadas al desarrollo de nuevos proyectos renovables, mientras que más de 4.500 millones irán dirigidos a robustecer y seguir digitalizando las redes eléctricas.

Tras veinte años promoviendo la transición energética, Iberdrola es líder en energía renovable en nuestro país, con una capacidad instalada de más de 16.700 MW renovables a septiembre de 2020; un volumen que en el mundo se eleva a casi 35.000 MW, convirtiendo a su parque de generación en uno de los más limpios del sector energético.

Con unas emisiones de CO2/kWh que son ya dos tercios inferiores a la media europea, la estrategia de inversión en energía limpia y redes llevará a Iberdrola a ser una compañía “neutra en carbono” en Europa en 2030.

Artículos relacionados