Su di­rector ge­neral aplaza la in­te­gra­ción de su ne­gocio al cierre de la fu­sión con Bankia

VidaCaixa atisba fusiones de aseguradoras ante las elevadas inversiones necesarias

El be­ne­ficio de la com­pañía roza los 888 mi­llones y re­afirma su li­de­razgo en el ramo

Vida Caixa
Vida Caixa

Después de la nueva con­cen­tra­ción ban­ca­ria, las fu­siones se im­ponen como una so­lu­ción más que ne­ce­saria en el sector ase­gu­rador es­pañol ante las ele­vadas in­ver­siones que deben afron­tarse. Así lo prevé el con­se­jero di­rector ge­neral de VidaCaixa, Javier Valle, que deja en un se­gundo plano tem­poral su in­te­gra­ción de ne­gocio hasta que no se cierre la fu­sión entre CaixaBank y Bankia. Valle ha des­ta­cado el be­ne­ficio ob­te­nido en 2020 y que se sus­tenta en el ne­gocio re­cu­rrente.

El baile de las fusiones se trasladará del terreno bancario al sector asegurador, mucho más atomizado en España que el de los bancos. El consejero director general de VidaCaixa, Javier Valle, considera que ese proceso de consolidación se acelerará ante las importantes inversiones que cada aseguradora tiene que afrontar por distintas condicionantes: desde la nueva contabilidad aseguradora hasta la transformación tecnológica.

"Para afrontarlo, se necesita un nivel o tamaño mínimo, salvo que algunas compañías se resignen a negocios de nicho", argumenta Valle ante un nuevo ejercicio desafiante como se presenta un 2021 tras ya el complejo año anterior.

Menos preciso se ha mostrado el consejero director general de VidaCaixa respecto a cómo quedará su negocio tras la fusión entre CaixaBank y Bankia. En su opinión, lo prioritario es que se cierre la operación bancaria en curso. A partir de ese momento y que con un mayor retardo en el tiempo se acometerá la reordenación del negocio asegurador en el grupo resultante.

Javier Valle ha evitado pronunciarse si las fusiones bancarias en curso y la reestructuración de sus alianzas en el sector del banca seguro va a suponer una mayor agresividad comercial por parte de aquellas compañías aseguradoras que se queden descolgadas de los acuerdos que mantienen hasta el momento.

"No me corresponde a mí, habría que preguntar a esas aseguradoras", se ha limitado a decir durante la presentación de los resultados anuales conseguidos por VidaCaixa durante el pasado ejercicio.

Beneficio al alza

A pesar del complicado 2020, VidaCaixa ha cerrado el pasado ejercicio con un beneficio de 887,9 millones de euros, lo que supone un incremento del 11,7% respecto al de 2019. Javier Valle ha destacado que este resultado "se ha construido por el negocio recurrente", que ha alcanzado los 871,4 millones de euros.

Al mismo tiempo, la compañía ha mejorado en tres puntos porcentuales su ratio de solvencia hasta el 172%. Su máximo directivo se ha mostrado muy satisfecho de estos resultados y de poder mantener el liderazgo en su ramo asegurador con un 12,1% de cuota de mercado en primas.

Los recursos gestionados se han incrementado un 3,7%, hasta alcanzar los 96.467,2 millones de euros. En el lado menos positivo, las primas y aportaciones han descendido un 18,5%, hasta los 9.608,6 millones de euros, ya que la mayoría de los clientes estaban más pendientes de todos los efectos de la pandemia.

Javier Valle ha lamentado la nueva normativa para los planes de pensiones, pero confía en que VidaCaixa cuenta con "los suficientes productos" para poder cumplimentar la pérdida esperada ante la limitación de aportaciones a dichos productos.

Artículos relacionados