El be­ne­ficio or­di­nario su­pera los 5.000 mi­llones y lima los nú­meros rojos acu­mu­lados

Ana Botín reitera su objetivo de un payout del 50% y un RoTE entre el 13% y el 15%

El Santander pa­gará 2,75 cén­timos de euros en efec­tivo con cargo a 2020

Ana Botín, Banco Santander
Ana Botín, Banco Santander

El Santander de Ana Botín da car­pe­tazo a un 2020 con­di­cio­nado por la pan­de­mia, las pro­vi­siones rea­li­za­das, el sa­nea­miento del fondo de co­mercio y de los ac­tivos fis­cales di­fe­ridos (DTAs). Pese a todo, los ob­je­tivos a corto y medio plazo, como los de di­vi­dendo y ren­ta­bi­li­dad, se man­tienen por parte del grupo que ha su­pe­rado los 5.000 mi­llones de euros de be­ne­ficio or­di­na­rio, aunque con todos los con­di­cio­nantes an­te­riores el re­sul­tado or­di­nario anual arroja unas pér­didas de 8.771 mi­llo­nes.

"Los resultados de 2020 reflejan la resilencia y fortaleza del modelo de negocio y de la estrategia de Santander. El beneficio antes de provisiones está en línea con el de 2019 en euros constantes y hemos obtenido un resultado ordinario de más de 5.000 millones de euros en un entorno muy difícil", destaca la presidenta del Santander, Ana Botín, en un comunicado del banco.

Este análisis de Botín, pese a todo, se hace sin obviar unas pérdidas históricas por parte del Santander durante el pasado ejercicio, como era previsible tras el incremento de provisiones, en especial por la pandemia, y los millonarios saneamientos del fondo de comercio y de los activos fiscales diferidos (DTAs).

Las provisiones han ascendido hasta 12.173 millones de euros y los saneamientos suman un cargo extraordinario de 12.600 millones, ya que el banco registró nuevos cargos por 1.146 millones en el cuarto trimestre por costes de reestructuración en España. De esta manera, las pérdidas atribuidas en el conjunto del año ascienden hasta los 8.771 millones de euros.

Este impacto negativo era esperado y la presidenta del Santander le otorga un carácter temporal, ya que Ana Botín reitera la mayoría de los objetivos que el grupo bancario se había fijado tanto en lo que se refiere a dividendos como en ratios de rentabilidad.

El objetivo para 2021 es obtener un retorno del capital tangible (RoTE) ordinario entre el 9% y el 10%. De esta manera, el Santander podría encarar el objetivo a medio plazo de que esta ratio se sitúa en una horquilla entre el 13% y el 15% que ya cubriría el coste del capital, una de las mayores preocupaciones de todos los bancos.

En efectivo

Por otra parte, el consejo de administración del Santander tiene la intención de pagar otros 2,75 céntimos de euro en efectivo por acción correspondiente a 2020, después de haber abonado 0,10 euros por acción mediante acciones nuevas el pasado mes de noviembre.

La presidenta del Santander ha sido una de las más beligerantes ante las recomendaciones del Banco Central Europeo (BCE) de limitar el pago de dividendo como consecuencia de la crisis sanitaria y económica. El objetivo es recuperar un payout de dividendo en efectivo del 40-50% del beneficio ordinario en el medio plazo en cuanto el regulador lo permita.

La ratio de capital CET1 se incrementó en 69 puntos básicos en el año, hasta el 12,34%, muy por encima del rango objetivo del 11-12%, por lo que el Santander "tendrá mayor flexibilidad para distribuir el capital y remunerar a sus accionistas", siempre en función de las aprobaciones regulatorias.

Ana Botín también recuerda la pandemia que tantos efectos negativos ha provocado y destaca los 10.000 millones de euros diarios concedidos a empresas y los seis millones de clientes acogidos a moratorias y otras medidas.

Europa supone el 37% del beneficio ordinario en 2020, mientras que Sudamérica aportó el 42% y Norteamérica, el 21%. En España, el beneficio ordinario fue de 517 millones de euros, un 67% menos por las mayores dotaciones. En el Reino Unido, la caída del beneficio es del 50%, hasta los 530 millones de euros.

Brasil se mantiene como el país con mayor beneficio. Pese a una contracción del 5% en el pasado ejercicio, el resultado ordinario asciende hasta los 2.113 millones de euros, con un incremento del 3% en el margen neto.

Artículos relacionados