BOLSA

Tubos Reunidos busca el apoyo del Estado

Las fuertes pér­didas su­fridas a lo largo de 2020 por culpa de los con­fi­na­mientos han tras­to­cado todos los planes de Tubos Reunidos a medio plazo. La com­pañía es­pe­cia­li­zada en la fa­bri­ca­ción de tubos sin sol­da­dura su­frió unos nú­meros rojos de algo más de 100 mi­llones de euros con un re­corte de más del 15% en su cifra de ne­go­cio, hasta los 241,5 mi­llones de eu­ros.

Esta situación ha dibujado un sombrío e incierto balance para este año. No obstante, no hay tormenta que no escampe y la compañía confía en ir recuperando su actividad en los próximos meses. Para ello cuenta con la novación del acuerdo de reestructuración de su deuda al obtener 15 millones de euros avalados, en parte, por el ICO, al tiempo que ha tomado medida de reestructuración laboral en algunas de sus plantas como parte de las contingencias adoptadas ante la crisis.

De esta forma, el grupo prevé ir retomando la estrategia iniciada en 2018 de diversificación geográfica, sectorial y de producto, una menor exposición al mercado estadounidense y esfuerzos significativos en los ámbitos industrial y comercial. Este plan empezó a tener reflejo en un incremento significativo de pedidos en el último trimestre de 2019 permitiendo comenzar 2020 con una cartera un 46% superior a la cartera inicial del ejercicio precedente y con un “mix” enfocado a productos de alto valor añadido fundamentalmente en los sectores de Midstream y Downstream.

De hecho, la compañía recuerda que la evolución de la actividad del Grupo en los primeros meses del ejercicio 2020 hasta la irrupción de la pandemia estaba teniendo un comportamiento satisfactorio en línea con las previsiones y claramente mejor que en el ejercicio anterior tanto en ventas como en resultados de explotación.

No obstante, la pandemia de covid ha tirado al traste todo este esfuerzo, provocando un fuerte impacto en su negocio desde el segundo trimestre de 2020 que se mantendrá a lo largo del presente ejercicio. Para hacer frente a este escenario Tubos Reunidos ha fijado nuevos objetivos estructurados den dos fases.

Una primera fase abarca desde el segundo semestre 2020 y todo el ejercicio 2021, denominado ¨Focus on cash¨, en la que el grupo va a seguir preservando la tesorería, lo cual implica seguir incidiendo firmemente en las directrices de gestión que contemplan medidas de contención del gasto, ajustes temporales de empleo, así como la negociación de nuevas fuentes de financiación que ayuden a mitigar los efectos de la pandemia y la puesta en marcha de las medidas de eficiencia necesarias para acometer con éxito la siguiente fase.

Dentro de estas nuevas fuentes de financiación, el Grupo hizo público el pasado mes de enero la solicitud de apoyo público temporal con cargo al Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas afectadas por la pandemia conforme por un importe total de 112,8 millones de euros.

En una segunda fase, de 2022-2024, denominada ¨Focus on Value¨, la compañía prevé estar en mejor disposición para aprovechar el repunte de las necesidades mundiales de energía y electricidad impulsadas por el retorno al nivel de demanda pre covid, el crecimiento de la población mundial, y el mayor nivel de desarrollo en los países emergentes, sobre todo en Asia.

Adicionalmente, la reducción de la huella de carbono impulsada por los gobiernos de casi todos los países del mundo acelerará el avance de las energías limpias (nuclear, eólica offshore, geotérmica, hidrógeno verde, biomasa, incineradoras y termo solar. Entre tanto, el aumento de consumo de gas natural como energía de transición seguirá desplazando progresivamente al carbón y otros combustibles fósiles más pesados en el mix eléctrico.

Todo ello eleva el optimismo de la compañía pues eso implicará un fuerte impulso en la demanda de tubería de acero sin soldadura en grados de aceros más aleados y, por tanto, de mayor valor añadido, lo que vendría a confirmar el acierte de su estrategia de diversificación de sectores y mercados.

Así lo entiende también el mercado. El valor ha conseguido multiplicar por cinco su precio desde los mínimos del año a finales de marzo en 0,10 euros por acción. Y lo más importante, señalan los expertos técnicos, parece en disposición de romper la dura resistencia que encuentra ahora sobre los 0,5 euros por título. Si lo consigue supondrá el inicio de una nueva e importante fase alcista a corto plazo.

Artículos relacionados