OPINIÓN

Más impuestos: hasta el FMI y Joe Biden proponen subirlos para las rentas más altas

La so­li­da­ridad frente a la pan­demia exige me­didas más drás­ticas aunque tem­po­rales

Joe Biden
Joe Biden

Sesión del Congreso. Alocuciones to­ni­truantes de los muy va­rios y va­riados re­pre­sen­tantes de la opo­si­ción, desde los cas­tizos cen­trí­petos a los can­sinos cen­trí­fu­gos. Todos coin­ciden en sus quejas por el desastre na­cio­nal, el ac­tual y el que se nos viene en­cima. “Oigo Patria tu aflic­ción y es­cucho el triste con­cierto que suenan to­cando a muerto la cam­pana y el cañón”.

Como refugio acudo a la lectura de una entrevista en el Financial Times de Minouche Shafik. Egipcia inmigrante en USA después de que Nasser nacionalizara el negocio familiar. Vueltas y más vueltas para ubicarla en el tío vivo de las escuelas primarias en USA. La niña no era black, tampoco white, era brown.

Tenacidad y talento. Doctora en Ciencias Económicas, la vicepresidenta más joven del Banco Mundial, directora general adjunta del FMI y subgobernadora del Banco de Inglaterra. Al final de su mandato de cinco años recibe y acepta la invitación para dirigir la prestigiosa London School of Economics.

Covid, inteligencia artificial y crisis climática. Shafik afirma frente a estos retos: “la sociedad debe compartir los riesgos de los ciudadanos (“What We Own One Each Other”). Compartir riesgos no significa una renta universal pero una red de salvaguardia sí es una opción eficiente, la alternativa es una pérdida de talentos. En Singapur, paradigmas de una economía de mercado super eficiente, tiene un 80% de la población que vive en casas de propiedad pública con la exigencia de mezclar etnias en cada edificio.

Shafik afirma: “una buena administración y asignación de los recursos no siempre coincide con políticas a gusto de todos”. En efecto, en las economías desarrolladas los ancianos somos un problema al bloquear la racionalización de los sistemas de pensiones. El ministro socialista del ramo del Gobierno español propone prorrogar la edad de jubilación. Recordemos que en los años noventa del pasado siglo el listón de la jubilación estaba todavía en setenta años cuando la esperanza de vida era más corta que ahora.

Directora General de la LSE, una institución cuyo gran problema han sido las donaciones. Su antecesor en el cargo dimitió por aceptar dinero de la fundación Gaddafi. La actual directora afirma que no hay lugar para aceptar donaciones. En 2019 la universidad suspendió un programa dedicado a China por contar con el apoyo financiero de inversiones próximos a Pekín.

El Reino Unido, como España, dispone de extensos mecanismos de cobertura para sus ciudadanos: sanidad, seguro de paro, jubilación, que una vez desaparecidos los efectos del Covid exigirán un incremento de impuestos. El Financial Times le hace la siguiente observación: “esta opinión la sitúa a usted entre las izquierdas”.

Respuesta: “no intente meterme dentro de una caja porque de lo que se trata es de una eficiente administración de los recursos”. Shafik aboga por una mayor permeabilidad del funcionariado a la vez que condena la excesiva presencia de políticos designados a dedo en la Administración del Estado.

El Covid y su financiación: ¿cómo afrontarlo? Solidaridad entre países ricos y pobres incluido el egoísmo de frenar los contagios; solidaridad también dentro de las fronteras nacionales.

¿Desparecido el Covid se mantendrán estas exigencias? El gran apóstol de la economía de mercado, Milton Friedman, apostaba por subir los impuestos, apuesta siempre dura y políticamente arriesgada, empezando por aquellas compañías o ciudadanos que han obtenido beneficios extraordinarios durante la pandemia.

Ahora bien, afirmaba Friedman, mientras los gobiernos llegan y desaparecen, la solidaridad fiscal es indispensable para mantener vivas las economías democráticas.

Joe Biden propone incrementar el impuesto de sociedades en USA hasta el 28% (dos billones de ingresos adicionales en 15 años) así como un impuesto universal de sociedades mínimo del 21%. El canciller británico se suma a estas propuestas mientras que el FMI apuesta por gravar los patrimonios y las sucesiones. En definitiva, solidaridad y cortafuegos contra la evasión, sea legal o irregular.

Artículos relacionados