Monitor del Seguro

La in­dus­tria se adapta a la ace­le­ra­ción de la trans­for­ma­ción di­gital

La sociedad cambia y el seguro con ella

Amplía co­ber­tu­ras, crea nuevas he­rra­mientas y es­trena ca­nales de co­mu­ni­ca­ción

Edificio de Mapfre
Edificio de Mapfre

El es­fuerzo que ha rea­li­zado la so­ciedad para adap­tarse a la nueva realidad im­puesta por la crisis sa­ni­taria tiene su fiel re­flejo en la evo­lu­ción del se­guro. Un vis­tazo a las no­ve­dades del primer tri­mestre de 2021 en el ám­bito de las pó­lizas de No Vida re­velan cómo la in­dus­tria ha in­te­rio­ri­zado las nuevas ten­den­cias y las que ya es­taban ahí y la pan­demia del Covid-19 ha ace­le­rado.

La digitalización y la adopción del teletrabajo es una de ellas, quizá la más obvia y la que más ha explorado la industria aseguradora en los primeros meses del año. Iniciativas en este ámbito no faltan. Estos son solo algunos ejemplos.

Mapfre incorporó nuevas coberturas a sus seguros de Hogar relacionadas con el teletrabajo y la formación online con el objetivo de proporcionar asistencia informática y para que los clientes puedan usar el comercio y el ocio electrónicos de forma segura. Entre otras cosas, los clientes pueden solicitar un test de velocidad de su conexión a internet y un chequeo de cobertura para asegurarse de que son adecuados para las actividades online que debe realizar.

Reale Seguros adaptó sus seguros de Multirriesgo Comercios y Oficinas y Multirriesgo Industrial a la nueva realidad, ampliando las coberturas y servicios relacionados con el teletrabajo. La aseguradora refuerza estos productos para garantizar los daños y pérdidas materiales directos que sufran los equipos informáticos de la empresa que se encuentren en el domicilio de los empleados. ARAG aprovechó también el mayor uso del mundo digital que ha traído el COVID-19 para introducir las videollamadas en su servicio de asistencia jurídica.

Además de la ampliación de coberturas y nuevos servicios relacionados con la nueva realidad, las compañías han desarrollado herramientas al calor del auge de las nuevas tecnologías que están surgiendo.

Crédito y Caución anunció que las empresas que están aseguradas por la compañía contarán con una ayuda para digitalizar sus puntos de venta y aprovechar el crecimiento del e-commerce que ha propiciado la pandemia. Estas firmas podrán crear su tienda online apoyándose en tecnologías de securización de las transacciones comerciales disponibles en B2B Safe.

Esta misma compañía puso en marcha una nueva versión de CyCred Maps, una herramienta que ayuda a los asegurados a diseñar rutas comerciales y a buscar nuevos clientes. Este instrumento aplica técnicas de big data a la prospección comercial para generar mapas de mercado potencial donde aparecen geolocalizados los clientes actuales junto a posibles prospectos. Estas rutas se generar en función de los kilómetros, tiempos de desplazamiento o áreas de influencia.

DAS Seguros introdujo la tecnología open banking en su seguro de Impago de Alquiler, con la que facilita al asegurado propietario de una vivienda el acceso directo a la información financiera de los inquilinos mediante la conexión con el banco. Este proceso se hace de forma online, contando con el permiso del inquilino y aplicando la normativa europea PSD2.

Mapfre comenzó en febrero a aplicar la inteligencia artificial (IA) para realizar la identificación automática de daños en los vehículos, sin tener que esperar a que un agente lo verifique. Para hacer uso de esta herramienta, el cliente solo necesita su móvil e instalarse la app de la aseguradora, que le guía en la toma de fotografías desde distintos ángulos y le advierte en caso de que la calidad o la luz sean insuficientes para garantizar que las imágenes son fieles al estado real del vehículo.

El incremento de la utilización de las redes sociales también es algo que las aseguradoras han interiorizado y lo han aplicado a su relación con el cliente. Mapfre presentó un nuevo bot en la red de Twitter para que sus asegurados puedan pedir una grúa en tiempo real. El proyecto se encuentra todavía en sus primeras fases y ha comenzado a utilizarse en la provincia de Málaga.

En esta misma línea, Allianz incorporó WhatsApp a los canales de comunicación que pone a disposición de sus clientes, quienes ya pueden utilizar este servicio para interactuar con la compañía las 24 horas del día. En este caso, se tratará de una combinación de chatbot y atención humana.

Artículos relacionados