SECTOR INMOBILIARIO

La inversión extranjera en vivienda se desploma sin expectativa de recuperación

La in­cer­ti­dumbre no des­apa­re­cerá con la va­cuna de forma in­me­diata y habrá que es­perar un tiempo

Vivienda
Vivienda

La evo­lu­ción en el precio de la vi­vienda se­guirá a la baja, aunque con caídas algo me­nores que las del pa­sado año. Según Eduardo Molet, con­sultor in­mo­bi­liario y ex­perto en nuda pro­pie­dad, “seguimos ins­ta­lados en una ba­jada de pre­cios cons­tate y li­gera, y aún cos­tará meses que esta ten­dencia se re­vier­ta”. Molet no cree que se pro­duzca antes de que acabe el año, ni esto ni las com­pra­ventas o el re­torno de la in­ver­sión ex­tran­jera.

En el último año, las transacciones de vivienda han caído hasta un 80%. “Sin llegar a estas cifras, en los próximos meses seguirán a la baja. A las agencias inmobiliarias nos está costando horrores vender, por eso creo que en ningún caso se alcanzarán las ventas de 2019 hasta pasado mucho tiempo. Solo hay que ver lo que está pasando con la inversión extranjera”.

En este sentido, Eduardo Molet apunta que la inversión extranjera en vivienda, como cualquier otra, es cautelosa y se mueve en función de las certezas o incertidumbres que haya en cada momento. “Actualmente hay mucho de lo segundo, tanto a nivel económico como sanitario. Sí que es cierto que la incertidumbre sanitaria se está resolviendo gracias a la campaña de vacunación, pero esto no tendrá un efecto inmediato en la económica, ya que entran más factores en juego, y en nuestro caso dependemos mucho de la recuperación del turismo, que arrastra todo lo demás”.

Según el consultor, no está habiendo inversión extranjera y es difícil predecir cuándo volverá porque, entre otras cosas, no están llegando turistas. “Los extranjeros tienen ganas de venir, pero no será este año, no al menos de forma masiva o a niveles ni cercanos ni parecidos a los de los años anteriores a la pandemia. En 2019 se batieron récords que costará superar”. Eduardo Molet cree que para salvar la campaña de verano, a estas alturas las touroperadoras ya tendrían que haber cerrado muchas ventas, y no es así y cada vez hay menos tiempo para hacerlo. “Y esto, al final, repercute en otros sectores económicos, como el de la vivienda”.

Artículos relacionados