El Banco de España defiende el "ajuste" estructural de la banca para mejorar su rentabilidad

Banco de España
Banco de España

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha defendido este miércoles en el Congreso los ajustes estructurales llevados a cabo por la banca para mejorar la rentabilidad del sector y para que sea más solvente.

"El ajuste, desde la perspectiva del supervisor, es necesario para la mejora de la rentabilidad del sector bancario y para que sea más solvente", ha señalado el gobernador en la Comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital de la Cámara Baja, ante la que ha presentado su 'Informe Anual 2020'.

Como ejemplo, Hernández de Cos ha señalado que en el caso español, a pesar de la reducción de sucursales en los últimos años, el número por 100.000 habitantes duplica la media europea.

En este sentido, ha señalado que, en un entorno muy competitivo para la banca ante el avance de la digitalización, provoca que la presencia física de las sucursales no sea una "buena medida" en cuanto a competencia. "Podemos encontrar bancos muy pequeños que pueden competir en precios o servicios con otras más grandes", ha señalado.

Hernández de Cos ha señalado que uno de los principales problemas para la estabilidad financiera del sector bancario es la baja rentabilidad, que se ha profundizado con la crisis, aunque ha asegurado que esta crisis, con un sector bancario como el de 2007, hubiese sido "un desastre". En este sentido, ha explicado que la rentabilidad bancaria es baja porque es más reducida que el coste del capital.

FUSIONES JUSTIFICADAS POR LA MEJORA DE LA RENTABILIDAD Además, en su opinión, las fusiones bancarias solo tienen en el contexto actual justificación sobre la base de que puedan facilitar la mejora de la rentabilidad. También ha señalado que, desde el punto de vista del supervisor, "siempre es más difícil supervisar una entidad más grande".

En el caso de que se produzca, el gobernador pide que se concrete y se materialicen las posibles sinergias, porque de lo contrario se generaría "un banco más grande, igual de poco rentable y más difícil de supervisar".

RECOMENDAR Y NO LIMITAR PARA NO SEÑALAR A LOS BANCOS Respecto a las remuneraciones de directivos, Hernández de Cos ha señalado que en la gestión de la última crisis financiera se determinó que el Banco de España pudiera limitar la remuneración variable en caso de que pudiera anticipar un problema de capital.

Sin embargo, ha justificado haber hecho una "recomendación genérica" a todas las entidades de "prudencia extrema" al repartir sus dividendos y en sus pagos variables porque para llegar a limitarlo deben "ir caso por caso justificándolo sobre la base de ese argumento de solvencia".

"En un momento de crisis eso hubiera sido muy negativo, porque sería haber identificado a entidades individuales, que es lo que un supervisor no debe hacer", ha esgrimido De Cos, que cree que esto "ha sido efectivo" y que, para comprobarlo, "sólo hay que ver los dividendos y pagos variables".

Artículos relacionados