El con­se­jero de­le­gado re­cuerda que la fu­sión con Bankia contó con todos los pa­ra­bienes

Gortázar (CEO) escuchará a sindicatos y al Gobierno sobre el ERE en CaixaBank

El be­ne­ficio atri­buido con­table es de 4.786 mi­llones y el re­cu­rrente de 514 mi­llones

Gortázar, nueva CaixaBank.
Gortázar, nueva CaixaBank.

El con­se­jero de­le­gado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha mos­trado su dis­po­si­ción a es­cu­char a todas las par­tes, desde los sin­di­catos hasta el Gobierno, sobre el ERE de 8.300 em­pleados que se ne­gocia desde hace se­manas y ante las crí­ticas de la vi­ce­pre­si­denta eco­nó­mica, Nadia Calviño. Así lo ha ma­ni­fes­tado du­rante la pre­sen­ta­ción de los re­sul­tados del primer tri­mes­tre, los pri­meros tras la fu­sión con Bankia, una ope­ra­ción que tuvo el res­paldo desde dis­tintos or­ga­nis­mos.

La negociación del ERE planteado y las polémicas surgidas por el elevado número de empleados afectados por el mismo han marcado la presentación de los primeros resultados de CaixaBank tras su fusión con Bankia.

El consejero delegado del grupo, Gonzalo Gortázar, ha mostrado su mayor disposición a escuchar los planteamientos que hagan tanto los trabajadores como el Estado, al ser el segundo mayor accionista mediante el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

"Nosotros escuchamos a todo el mundo, ya que tiene una participación relevante como segundo accionista. También queremos explicar, porque estamos en tiempos difíciles. Nuestro compromiso es hacer las cosas de la mejor manera posible", ha indicado.

Gortázar ha justificado esta disminución de la plantilla, por los solapamientos que se producen por la integración, y ha recordado que "decidimos integrarnos con todos los parabienes".

"El proceso de negociación formal se abrirá en los próximos días. Tenemos que ponernos de acuerdo. Y los acuerdos suponen cesiones mutuas. Necesitamos avanzar hacia un punto de encuentro", ha indicado el consejero delegado que no maneja un escenario distinto sin pactar las condiciones de los trabajadores afectados.

Resultados contables

El grupo presidido por José Ignacio Goirigolzarri y gestionado por Gonzalo Gortázar ha cerrado el primer trimestre del año con un beneficio atribuido sin extraordinarios asociados a la fusión con Bankia de 514 millones de euros, cifra muy superior a los 90 millones contabilizados en el mismo periodo de 2020 por las millonarias provisiones por la pandemia.

El consejero delegado de CaixaBank considera que estos resultados en el primer trimestre de 2021 ya suponen un paso "hacia la normalidad", aunque también es consciente que no será completa por todos los ajustes pendientes como consecuencia de la integración de Bankia, una operación, autorizada por Competencia (CNMC) a finales de marzo.

La cuenta de resultados hasta marzo no incluye los resultados generados por Bankia, aunque la fusión sí tiene su reflejo en el balance al incorporarse los activos y pasivos de Bankia. Tras la incorporación del patrimonio de la entidad absorbida, la cuenta del Grupo CaixaBank refleja un apunte extraordinario asociado a la fusión (fondo de comercio negativo) de 4.300 millones de euros.

Esa cantidad, más los gastos extraordinarios de la integración y al resultado ordinario, da lugar a un beneficio atribuido contable de 4.786 millones de euros en el primer trimestre.

La entidad ha registrado entre enero y marzo gastos extraordinarios por la fusión de 40 millones de euros, aunque los gastos de administración se reducen un 3,3% en tasa interanual por los ahorros de las prejubilaciones de 2020 y menos coste derivados por la pandemia.

Ratios y balance

Sin tener en cuenta el impacto de los extraordinarios de la integración, la ratio de eficiencia se sitúa en el 53,5% y la rentabilidad (ROTE) alcanza el 8%, lo que supone una mejora en la comparativa interanual. El ROE mejora hasta el 6,6%.

El saldo de dudosos, sin tener en cuenta Bankia, se mantuvo estable en el trimestre, con 8.650 millones de euros. En el conjunto del balance de la sociedad integrada, este saldo casi se duplica hasta los 14.077 millones de euros. La ratio de morosidad se sitúa en el 3,6% (3,3% sin Bankia) y la ratio de cobertura se mantiene en el 67%.

En cuanto a solvencia, la ratio CET1 alcanza el 14,1%, ya que en el trimestre recoge el impacto extraordinario de la integración de 77 puntos básicos positivos y 89 puntos básicos negativos por el efecto de la asignación del precio pagado.

A finales de marzo, y tras la fusión, los activos total del grupo ascienden a 663.569, un 47% más, y el patrimonio neto crece un 40,6% hasta los 35.552 millones de euros. Los recursos gestionado de los clientes aumentan un 39,6%, aunque sin la aportación de Bankia la evolución es casi plana (0,9%) en tasa interanual.

El crédito a la clientela bruto se sitúa en 363.821 millones de euros, con un incremento del 49,2% en el trimestre, aunque sin Bankia se reduce un 0,5%, sobre todo por la caída de los préstamos a particulares.

Los recursos en fondos de inversión suben un 6,1% de manera orgánica y los planes de pensiones los hacen un 3,3%. El crecimiento es de doble dígito alto (41,2% y 28%, respectivamente) con la integración de Bankia, que permite cuotas de mercado en torno al 25%.

Artículos relacionados