La Agencia Internacional de la Energía re­co­mienda a los países miem­bros acu­mular exis­ten­cias

Guerra mundial por el cobalto y el litio

España cuenta con la se­gunda mayor mina de litio en Cáceres pero no la ex­plota aún

Eficiencia energetica
Eficiencia energetica

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha lan­zado una seria ad­ver­tencia a los países oc­ci­den­tales en cuanto a los planes de transición ener­gé­tica y cambio cli­má­tico en la que se en­cuen­tran in­mer­sos. Ha re­co­men­dado la acu­mu­la­ción de co­balto y litio de cara re­ducir los riesgos de cortes en el su­mi­nistro en la ruta de estos me­tales desde China. España cuenta con la se­gunda mina de litio más grande de Europa, en la pro­vincia de Cáceres, pero aún no ha re­suelto quién va a ex­plotar este ya­ci­miento.

La AIE es un organismo creado en 1974 por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) con el objetivo de coordinar las políticas energéticas de los estados miembros para asegurar una energía confiable, asequible y limpia.

La estrategia de transformación energética de Europa entraña una debilidad intrínseca: la insuficiencia de las materias primas necesarias para la fabricación de turbinas, motores o vehículos eléctricos. China es el dueño del mundo en el terreno de las 17 tierras raras conocidas que la industria necesita para la transición ecológica.

“El problema con los metales de tierras raras es que solo unos pocos países controlan más del 75% del suministro mundial. Entonces, si se produjeran interrupciones, por cualquier motivo, inmediatamente los efectos se propagarían por todo el mundo, afectando a la producción de tecnologías verdes”, asegura el diario digital ZeroHedge.

"El cumplimiento de nuestros objetivos de cambio climático impulsará la demanda de recursos minerales", ha señalado Fatih Birol, director de la AIE, a la agencia Bloomberg. "El almacenamiento estratégico voluntario puede, en algunos casos, ayudar a los países a capear las interrupciones del suministro a corto plazo".

La mina de litio de San José de Valdeflores (Cáceres) cuenta con capacidad para la producción de baterías para diez millones de vehículos, según la sociedad australiana Infinity Lithium, pretendiente a la explotación de este yacimiento, que aún no se le ha concedido. El yacimiento podría albergar hasta 150.000 millones de toneladas de hidróxido de litio, asegura el digital Coche Global.

Sin batería

España es el segundo fabricante de vehículos eléctricos de Europa y carece de una planta de fabricación de baterías (existe una iniciativa para que Seat construya una planta en Martorell). “La fabricación de baterías es muy compleja y depende de varios procesos. Hablamos de la extracción minera del litio, la conversión química (en hidróxido de litio), la introducción en los cátodos, la creación de las celdas de baterías y paquetes y el ensamblaje final en los vehículos, en las plataformas de los coches. De todos ellos, solo la introducción de las baterías en los coches y el ensamblaje de algunas celdas y paquetes se realizan en algunas fábricas españolas (y no en todas)”, señala una información del diario digital El Español.

ZeroHedge alude a un nuevo conflicto entre Estados Unidos y China, en lo que se está convirtiendo en la guerra fría del siglo XXI: “El Departamento de Energía de Estados Unidos advirtió recientemente que la nación carecía de "recursos internos suficientes para satisfacer la demanda esperada de ciertos materiales críticos, como el cobalto y el galio". Estados Unidos y sus aliados necesitan construir cadenas de suministro y desarrollar sólidas instalaciones mineras para tales metales, o China seguirá siendo la potencia dominante en cuanto a soluciones de cambio climático y tecnología limpia”.

Artículos relacionados