El di­nero in­yec­tado por los bancos cen­trales ha aca­bado en la cons­truc­ción

El exceso de liquidez provoca una burbuja inmobiliaria en EEUU y varios países

Los pre­cios crecen por en­cima del 10% en Nueva Zelanda, Canadá, Suecia, Noruega, Reino Unido, Dinamarca y EEUU

Burbuja inmobiliaria
Burbuja inmobiliaria

La po­lí­tica mo­ne­taria fle­xible que han apli­cado los bancos cen­trales en todo el mundo en los úl­timos años ha des­en­ca­de­nado un do­minó de efectos ad­ver­sos. La lucha frente a la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mica y, más tarde, para com­batir los efectos de la pan­demia del co­ro­na­virus han inun­dado de di­nero los mer­ca­dos. El alza in­ter­mi­nable de los pre­cios de las ac­ciones y la deuda pú­blica ha dado paso a la en­trada del fondos ba­ratos en los mer­cados in­mo­bi­lia­rios, es­pe­cial­mente en Estados Unidos. En España, la si­tua­ción es di­fe­rente, de mo­mento.

Nueva Zelanda, Canadá, Suecia, Noruega, Reino Unido, Dinamarca y Estados Unidos han encendido las luces de alarma. Como sucedió en la anterior crisis de 2008.

“Los bancos centrales mundiales han inyectado de una forma rápida una enorme cantidad de dinero al sistema financiero mundial durante el último año, alrededor de 10 billones de dólares, lo que supone un aumento del 50% en sus balances conjuntos. Todo este dinero caliente tiene que ir a alguna parte y, además de las acciones, parte del dinero ha terminado en los mercados inmobiliarios de todo el mundo”, advierte el diario digital ZeroHedge.

En los últimos meses, han confluido una serie de factores que han dirigido el dinero hacia los mercados inmobiliarios. A los tipos de interés en mínimos históricos y las inyecciones masivas de fondos por parte de las autoridades monetarias se han sumado el ahorro que los consumidores han realizado desde el estallido de la pandemia y las expectativas de una recuperación económica.

Bloomberg advierte en un informe que “cuando los cotes de los préstamos comiencen a aumentar, los mercados inmobiliarios y las medidas más amplias que se han desarrollado para salvaguardar la estabilidad financiera se enfrentarán a una prueba crítica”. Este estudio advierte que las viviendas actuales son incluso más caras que en el año 2008.

Contagio de las subprime

Aquella burbuja la originaron los bancos estadounidenses, que habían prestado dinero a clientes para compra de propiedades inmobiliarias, que sabían con certeza que estos particulares no iban a poder devolver. Este mercado se fue inflando como una burbuja durante años, espoleado por los incentivos a los banqueros por productividad.

El problema se generalizó cuando los bancos norteamericanos se dieron cuenta del enorme riesgo que habían contraído y decidieron transferir parte del mismo a otros sistemas financieros a través de la titulización. Trocearon los créditos que habían concedido y los vendieron a otros bancos en forma de bonos de alto rendimiento.

La burbuja estalló y fue, precisamente, la lucha contra la depresión económica lo que llevó al banco central estadounidense a inundar el mercado con dinero no sólo barato sino en cantidades ingentes. Esta política de fondos masivos se ha perpetuado hasta la actualidad, en la lucha frente a distintas crisis. La última de ellas ha sido la del coronavirus.

Según el estudio de Bloomberg, los países con un índice más elevado de burbuja inmobiliaria son Nueva Zelanda, donde la ratio precio sobre el alquiler se encuentra situada en el 211%, seguida de Canadá con el 204%, Suecia con el 178%, Noruega con el 179%, Reino Unido con el 152% y Dinamarca con el 147%. También ofrece valores de precio sobre los ingresos que oscilan para estos seis países entre el 166% y el 135%. Los valores sobre 100 suponen que ambas ratios se encuentra por encima de la media a largo plazo.

En la mayoría de estos países, se ha producido un crecimiento de los precios entre el 7,5% y el 10%. España se encuentra en el puesto 17 de la lista de países con riesgo, con un precio sobre renta del 127% y un precio sobre ingresos del 121%. Estos indicadores sitúan a España fuera del riesgo de burbuja.

Artículos relacionados