Wall Street es el pre­texto para ali­gerar car­teras tras una buena pri­mera mitad de 2021

Los gestores temen emborronar el primer semestre en bolsa y realizan beneficios

Optan por una es­tra­tegia pre­ven­tiva y aban­donan los me­jores va­lores del año

Ibex 35.
Ibex 35.

Los in­ver­sores están sa­cando la ban­dera blanca en este 'rush' final del primer se­mestre del año. Se trata de una ren­di­ción muy par­ti­cu­lar, porque la cosa no va de tirar la toalla des­pués de una apuesta fa­llida. De lo que se trata ahora es de ase­gurar que no se es­capa parte del botín en forma de subida de más del 10% que, de una forma más o menos cons­tante, ha ge­ne­rado el Ibex 35 desde el mes de fe­brero. La Reserva Federal es la ex­cusa.

El cambio de sesgo de la política monetaria que abre las puertas a dos subidas de los tipos de interés en Estados Unidos en 2023, marca un antes y un después para los activos de riesgo. Toca revisar las actuales valoraciones de las acciones y de los bonos, pero con muchos matices. Lo importante es evaluar de qué cuantía serían esos movimientos al alza -algo muy prematuro en estos momentos- y sobre todo, de anticipar cuándo se trasladarían al Viejo Continente.

Y para eso queda mucho, mucho tiempo, porque el retraso de la economía europea respecto a la estadounidense es considerable. Por lo tanto, la nueva agenda de la Reserva Federal es relevante, pero no tan potente por sí sola como para generar el movimiento preventivo que se está produciendo en el mercado. En el caso del Ibex 35, una caída cercana al 3% desde los máximos del mes de junio, cuando llegó a superar los 9.300 puntos.

Desde luego que se trata de un ajuste suave. Nada grave, por tanto, pero sí demostrativo de que los grandes gestores no quieren poner en peligro la subida acumulada. Toca blindar las ganancias después de un buen semestre que por momentos ha superado las expectativas. Y no es cuestión de arriesgar ni un ápice ahora. Ya habrá tiempo tras el cambio de semestre, cuando haya más elementos para valorar el futuro de los tipos de interés a uno y otro lado del Atlántico.

"Esta primera parte del año está siendo formidable para los valores cíclicos, con la banca al frente. En los últimos días hemos realizado beneficios en el sector, más para amarrar beneficios que porque no tengamos fe en que pueda seguir subiendo. Pero no a la velocidad a la que lo ha hecho hasta ahora", señalan en un gran 'bróker' anglosajón, en el que reconocen que han dejado el motor en punto muerto aprovechando las dudas generadas por la Fed.

Valores como Sabadell, Almirall, Repsol o Telefónica, que marcan las diferencias en este 2021 con subidas por encima del 25%, han recibido la visita de las realizaciones de beneficios en las últimas sesiones. El volumen de ventas no es extraordinario, pero sí resulta llamativo como se deshacen posiciones de forma continua, en pequeñas dosis. La consigna es no poner en peligro la rentabilidad de la cartera en una primera mitad de año cargada de beneficios.

"No hay razones para pensar en que se vaya a producir un ajuste significativo a la baja de los índices bursátiles en Europa. En general los inversores quieren estar en mercado como el español, pero ahora rebajan la exposición. Es muy normal teniendo en cuenta como han sido los meses anteriores", señalan en un 'bróker' nacional, que cree que puede haber un período de indefinición hasta el comienzo de la temporada de resultados del segundo trimestre.

No es casualidad que los gestores de fondos de inversión españoles hayan disparado el nivel de liquidez -es decir, de posiciones en cuentas y depósitos- de sus carteras al ritmo más alto desde que el Covid-19 estalló en marzo de 2020. Una estrategia defensiva ya se verá de qué duración es lo más parecido a una tregua, al menos a corto plazo. La Reserva Federal ha llegado justo a tiempo para imponer la ley de la prudencia llevada a la máxima expresión.

Artículos relacionados