Los fo­ristas creen que el re­co­rrido al­cista de la de­bu­tante está ga­ran­ti­zado a medio plazo

El mercado aplaude la OPV de Acciona Energía frente a las ofertas oportunistas

El es­fuerzo en precio de los Entrecanales pone en evi­dencia a quienes fre­naron a úl­tima hora

Entrecanales, Acciona
Entrecanales, Acciona.

"Es una sa­lida a bolsa or­to­doxa, de las de an­tes". Así se re­fieren los bancos de in­ver­sión y los ges­tores de car­teras a la oferta pú­blica por la que Acciona va a co­locar entre el 15% y el 25% de su fi­lial de energía re­no­vable en el mer­cado. Una ope­ra­ción que se pro­duce en un en­torno de­li­cado, entre el 'runrún' de bur­buja en el sec­tor, cam­bios de ex­pec­ta­tivas sobre los tipos de in­terés por el em­puje de la in­fla­ción y las exi­gen­cias cre­cientes de los in­ver­so­res.

Con estas cartas sobre la mesa, Acciona ha optado por sacar adelante la operación con todas las consecuencias. Para empezar, ha renunciado a la tentación de dejar la OPV para otro momento e intentar acercarse todo lo posible a la valoración de 12.000 millones de euros que los más optimistas daban a la división de energía. La valoración del grupo se sitúa entre un mínimo de 8.800 y un máximo de 9.800 millones de euros. Dicho de otra manera, ha escuchado al mercado.

El grupo ha conseguido el primer objetivo: movilizar a la demanda. A esos precios, los fondos especializados se van a quitar de las manos los títulos de Acciona Energía. Los expertos aseguran que la operación ha despertado un interés enorme y creen que el planteamiento no puede ser más acertado. Y apuestan además porque, como poco, las acciones se colocarán en la banca media de una horquilla de precios que consideran como "muy persuasiva".

"Hay que tener en cuenta que Acciona va a colocar entre el 15% y el 25% del capital. Y ya tiene asegurado bastante más que esa banda baja. En función de lo que los compradores estén dispuestos a poner sobre la mesa, estirará más o menos esa horquilla. No tiene gran presión para colocarlo todo ahora, de una sola vez, y eso le da mucha cintura a la hora de ejecutar la operación", señalan en fuentes bursátiles que creen que hay que dejar buen sabor de boca al mercado.

Las mismas fuentes creen que con esta estructura está asegurado un buen debut en bolsa, ya que lo normal es que haya un elevado número de gestoras que se quedan cortas en sus objetivos de compra. Sobre todo si la valoración final no va mucho más allá de los 9.300 millones de euros (punto medio de la banda), la demanda puede ser muy alta, lo que obligará a estos inversores a comprar en mercado lo que no pudieron alcanzar en la OPV.

Por lo tanto, todo parece indicar que estamos ante una operación de las de antes, cuando las empresas renunciaban hasta el último céntimo de ingresos y otorgaban a las debutantes potenciales alcistas superiores al 10%. Entre los precedentes más inmediatos está el de Línea Directa Aseguradora, que ha protagonizado en abril uno de los mejores debut de la historia del mercado español. Desde entonces sube más de un 30%.

Con su decisión de tirar hacia adelante con la OPV y empezar a cotizar el 1 de julio, Acciona pone en evidencia otros proyectos que se han quedado en el camino en la bolsa española en este primer semestre del año, algunos de ellos prácticamente en el último minuto. Las empresas decidieron parar abruptamente sus salidas a bolsa amparándose en que el momento de mercado no es el más adecuado. En realidad, el gran problema es que los inversores no estaban dispuestos a cumplir sus expectativas de ingresos.

"Resulta llamativo que la empresa más grande y poderosa, con el proyecto más avanzado, sí haga el sacrificio, mientras que las más pequeñas se bajen en marcha del tren de la bolsa. Salir a cotizar en abrir de par en par las vías de la financiación para una compañía, y creo que han cometido un estrepitoso error, porque cuando quieran volver estarán bajo sospecha", señalan en una gran gestora que cree el actual momento de mercado sí es bueno para acometer una oferta de venta de acciones.

Artículos relacionados