Los in­ver­sores con­si­deran la me­dida como in­ter­ven­cio­nista en plena transición ener­gé­tica

Sánchez tendrá muy difícil sacar adelante el anteproyecto de ley que penaliza a las eléctricas

Endesa, Iberdrola, Naturgy, Acciona y EDP amagan con ir a los tri­bu­nales y a Bruselas

Acciona Renovables
Acciona Renovables

Endesa, Iberdrola y Acciona, por su con­di­ción de em­presa eó­lica, se sienten muy agra­viadas con el an­te­pro­yecto de Ley que el Gobierno quiere sacar ade­lante para su­fragar los costes del CO2. Las dos grandes eléc­tricas con más po­tencia nu­clear e hi­dráu­lica ins­ta­lada serán las más pe­na­li­za­das. Se es­tima que el sector de­jará de in­gresar entre 800 mi­llones y 1.000 mi­llones de euros al año, algo que ha te­nido sus con­se­cuen­cias di­rectas en Bolsa.

Pese a contar con el apoyo explícito de Unidas Podemos, sus otros socios en el Parlamento como PNV y ERC no tienen claro si votarán a favor. Las eléctricas podrían recurrir también a los tribunales y a la Unión Europea para paralizar una medida que grava sus resultados.

El anteproyecto que fue filtrado el pasado 28 de mayo para evitar una brusca caída del mercado tuvo sus efectos negativos el lunes 31 en Endesa (-5,71%), Iberdrola (-2,74%), Acciona (-2,68%) y Naturgy que se dejó un 0,19%. Solo Endesa e Iberdrola han perdido en bolsa unos 3.500 millones de euros.

Endesa e Iberdrola, las más perjudicadas

La más perjudicada ha sido Endesa al tener prácticamente todo su mercado eléctrico en España, mientras que Iberdrola tiene sus ingresos más diversificados en Estados Unidos y Reino Unido, por lo que el efecto en bolsa si diluye más.

Tras la tormenta inicial, las cuatro empresas han recuperado cierta calma ante las dificultades que se vislumbran va a tener el Ejecutivo para sacar adelante el anteproyecto de ley en el Congreso. Algunos informes de analistas -BNP y Bestinver, entre otros-, no descartan incluso que las empresas afectadas podrían denunciar ante los tribunales y ante Bruselas una caída de sus ingresos por una medida que consideran, a todas luces, “injustificada” y muy dirigida contra las eléctricas.

Tanto Endesa como Iberdrola no se han pronunciado pero los efectos negativos que la medida puede tener sobre sus ingresos son importantes. El Banco Sabadell estima que este recorte afectaría al Ebitda de Endesa en un 15% sobre los resultados de 2020; un 8% a Iberdrola, un 5% a Acciona y un 4% a Naturgy.

Un informe de BNP estima, por otro lado, un efecto negativo para Iberdrola de 430 millones de euros; para Endesa, 378 millones; a Naturgy le supondrá 72 millones; Acciona, unos 58 millones y a EDP, 27 millones de euros.

Mensaje intervencionista

La mayoría de los análisis insisten en que el sector, además de sufrir las consecuencias directas sobre sus resultados brutos de explotación, otro aspecto muy negativo es el mensaje que el Ejecutivo está lanzando al mercado en un momento en que se está desarrollando la transición energética. “Los inversores extranjeros sienten cierta inseguridad regulatoria cuando se están produciendo grandes cambios en el sistema energético español, a la vez que se traslada la imagen de un Estado intervencionista sobre el sector”, subrayan.

Además, tal y como ha trascendido, el Gobierno está barajando aplicar una tasa o un aval ante el aluvión de proyectos renovables que se están presentando. La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, no lo ha descartado para “poder priorizar qué proyectos van en serio o son puramente posicionamiento”, ha señalado.

Fuentes próximas del sector señalan que el denominado dividendo de carbono lo que busca es penalizar a las energéticas que contaminan como a las que no contaminan, como son las nucleares y las hidráulicas. “La nuclear soporta ya del orden de 21 euros de impuestos por megavatio hora y lo que se pretende es aumentar esa cifra”, denuncian.

El Ministerio para la Transición Ecológica cifra en unos 4.000 millones de euros los ingresos medios anuales que han recibido en conjunto las centrales nucleares e hidráulicas durante el periodo 2012-2020. En el caso de la nuclear, que representa entre un 20% y un 21% de la energía generada en España, lo ingresos medios han sido de unos 2.600 millones. En cuando a la hidráulica, los ingresos han estado alrededor de los 1.400 millones de euros.

El Gobierna sostiene que el anteproyecto de ley para corregir el denominado dividendo de carbono permitirá reducir los precios de la factura eléctrica de alrededor de un 4,8% para los consumidores domésticos, de un 4,6% para las pequeñas y medianas empresas, de un 3,9% para la industria y de un 1,5% para la gran industria. Otros 300.000 consumidores vulnerables saldrán igualmente beneficiados.

Artículos relacionados