EMPRESAS

OHL, todavía queda lo peor por hacer

Villar Mir, OHL
Villar Mir, OHL

Después de años muy duros mar­cados por los es­cán­dalos y por una pé­sima ges­tión, OHL ha con­se­guido un im­por­tante avance en su pro­ceso de desapa­la­ca­miento des­ti­nado a ga­ran­tizar su via­bi­li­dad. El pe­núl­timo paso lo ha dado con la re­ciente re­es­truc­tu­ra­ción aco­me­tida en estos meses atrás des­ti­nada a re­ca­pi­ta­lizar la so­ciedad y re­forzar su es­ta­bi­lidad fi­nan­ciera.

Un complejo proceso con distintas operaciones, entre las que se incluyen la finalización de la ampliación de capital dineraria con derecho de suscripción preferente de los accionistas por un importe total efectivo -nominal más prima- de casi 35 millones de euros.

Por otro lado, se ha realizado una segunda ampliación de capital dineraria con exclusión del derecho de suscripción preferente dirigida exclusivamente a su accionista de referencia, la familia mexicana Amodio, y el fondo de inversión Tyrus, por un importe total 36,4 millones de euros.

A ello se suma la renegociación de los términos y condiciones de dos emisiones de bonos, una de 400 millones, con un interés del 4,75% con vencimiento en 2022, y otra de 325 millones, a un interés del 5,50% con vencimiento en 2023.

La renegociación se ha realizado mediante una combinación de quita parcial, la capitalización de parte del principal de los bonos por medio de un aumento de capital mediante compensación de créditos y el canje de los bonos subsistentes tras la reducción de deuda, además del canje por 487,26 millones de euros de bonos emitidos por una sociedad filial de nueva generación, OHL Operaciones, controlada y garantizada al 100% por la sociedad y otras sociedades del grupo.

Dentro de todo este proceso también se incluye la ampliación de capital para la capitalización de ciertos créditos derivados de los bonos de la sociedad por importe efectivo -nominal más prima- de 68 millones de euros, también la destinada a la capitalización de ciertas comisiones debidas a los Amodio en compensación por su papel en la negociación y la reestructuración de la sociedad por importe efectivo 1,75 millones de euros.

Asimismo, el grupo ha cerrado otra ampliación de capital para la capitalización de la cuota debida a ciertos titulares de los bonos de la sociedad por importe de 3,4 millones, y la modificación de los términos y condiciones de la financiación de la sociedad y sus filiales directas e indirectas con los otros acreedores financieros principales.

Fruto de todas estas operaciones, el capital social de OHL se ha ampliado en 76,14 millones, más 33,5 millones de prima de emisión, mediante la emisión de 304,5 millones de acciones nuevas acciones ordinarias, equivalentes al 77,79% del capital social.

Como parte de la reestructuración, la constructora se ha comprometido a contribuir con una parte sustancial del negocio de la sociedad a la nueva filial OHL Operaciones.

Un salto en la buena dirección del grupo constructor para hacer frente a sus compromisos financieros, facilitando su estabilidad a corto y medio plazo, así como la consecución de su plan de negocio.

Ahora solo hace falta que todos estos esfuerzas sirvan para devolver la fortaleza a la acción. De momento, el valor lleva meses atascado por debajo de los 0,8 euros por título incapaz de alejarse de los mínimos absolutos, en 0,45 euros, provocados por la pandemia. De momento, el papel sigue aflorando con intensidad ante cualquier amago de rebote, lo cual lleva a los expertos técnicos a pensar que todavía le queda mucho por demostrar antes de superar esa barrera y volver a pensar en el euro por acción.

Artículos relacionados