LA SEMANA BURSÁTIL

La bolsa entra en un nuevo escenario

La irrup­ción de la quinta ola de la pan­demia ha arra­sado con el suelo si­co­ló­gico del mer­cado. El ín­dice Ibex 35 ha su­frido una caída del 1,5% en las cinco úl­timas se­siones para re­tro­ceder hasta los 8.776 pun­tos. Este nuevo ajuste pone en evi­dencia la de­bi­lidad del mer­cado que ahora apunta pe­li­gro­sa­mente hacia el si­guiente so­porte sobre los 8.400 puntos a pesar de la reac­ción del vier­nes.

Junto con los rebrotes en la Península Ibérica, que ponen en riesgo la recuperación del sector turístico, los inversores se han mostrado muy preocupados por el comienzo de la retirada de estímulos por parte de la Reserva Federal sin que todavía se haya completado el proceso de reactivación económica.

El BCE, por su parte, también ha desvelado el nuevo marco económico para definir la estabilidad de los precios. La entidad europea está dispuesta a dejar correr la inflación por encima del 2% si es necesario para seguir impulsando la actividad económica.

Todo ello ha generado un cierto temor entre los operadores ante la posibilidad de que acabe yéndose de las manos como ocurrió en el “crash” del 70. La palabra estanflación vuelve a resonar con fuerza en los mercados. Y el riesgo de que los precios se disparen con la expansión de la economía en fase de estancamiento está obligando a los inversores a reforzar sus medidas de prudencia, apostando por activos más seguros como el oro que ha vuelto a superar los 1.800 dólares por onza.

Un escenario adverso en puertas de las reuniones de los grandes bancos centrales previstas para la última quincena de julio y que puede enturbiar también las buenas perspectivas de la temporada de resultados semestrales que se abrirá en los próximos días.

Calendario semanal de Bolsa

Entre tanto, los mercados se enfrentan en estos días a los indicadores de inflación, su gran némesis en el corto y medio plazo, y algunos importantes datos de producción industrial y ventas al por menor que amenazan con generar aún mayor inestabilidad.

La principal referencia de hoy lunes, de momento, será el IPC de Alemania, que podría afianzarse sobre el 2% en tasa interanual tras el fuerte repunte experimentado en abril.

El martes, mal día para los supersiticiosos, será Estados Unidos quien publique sus cifras de precios con unas expectativas por encima del 5% en tasa interanual, su nivel más alto desde los meses previos al “crash” de 2008 después de que en abril registrara el mayor incremento mensual desde junio de 1992. Muy malos augurios para el mercado. De este modo, la balanza comercial china publicada a primera hora quedará en un quinto plano.

Para la sesión del miércoles se espera la producción industrial en Japón, Reino Unido y eurozona, pero la atención se enfocará en el IPC de España y, sobre todo, en los precios de producción en EEUU, desde donde también llegará el libro Beige, informe de coyuntura de la economía norteamericana.

La agenda financiera internacional del jueves también llegará cargada de citas importantes. Entre ellas destacan las ventas al por menor, el PIB y la producción industrial en China, la tasa de paro en el Reino Unido o los indicadores norteamericanos de producción industrial, capacidad de utilización y los precios de importación y exportación. Al otro lado del Atlántico se conocerán además los indicadores la Fed de Filadelfia y de la Fed de Nueva York.

Para culminar la semana, el viernes se cerrará el primer vencimiento de derivados del segundo semestre. Todo ello en un día en el que se publicarán la balanza comercial de España y la eurozona, desde donde también llegarán las cifras de IPC. En Estados Unidos se darán a conocer los datos de ventas al por menor, los inventarios de negocio y la confianza de la Universidad de Michigan.

Artículos relacionados