Bankinter es el que sale mejor pa­rado en las pruebas de re­sis­tencia de la EBA

El Santander capeará mejor con diferencia una crisis prolongada que BBVA

Entre los cuatro gran­des, por la ex­clu­sión de CaixaBank, el Sabadell ten­dría que me­jorar

EBA.
EBA.

No hay apro­bados ni sus­pensos en las úl­timas pruebas de re­sis­tencia de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus si­glas en in­glés), pero hay di­fe­ren­cias sus­tan­ciales entre los cuatro ma­yores bancos es­pañoles ante una crisis pro­lon­gada hasta 2023. Santander sal­dría mejor pa­rado que el BBVA tanto en el es­ce­nario ad­verso como en el pro­lon­gado. Bankinter sería el menos per­ju­di­cado tanto en España como el ter­cero en el con­junto de los bancos eu­ro­peos ana­li­za­dos.

Entre los dos grupos bancarios españoles más internacionalizados, el Santander podría afrontar con mayores fortalezas el deterioro sus ratios de capital que un BBVA que, a tenor de los resultados del primer semestre, depende ahora más de su negocio en España que de la gran apuesta por el mercado turco.

Según los resultados de las pruebas de resistencia o stress test realizados por la Autoridad Bancaria Europea (EBA) junto al resto de supervisores, el Santander mantendría un nivel de capital CET1 fully loaded del 9,31% en el peor de los escenarios macroeconómicos previstos para finales de 2023.

Esa ratio de solvencia sería un 2,58% inferior al nivel que tenía sobre el punto de partida al cierre del ejercicio de 2020. En el escenario base, la ratio de capital se incrementaría algo más del 3% hasta el 14,94%.

En el caso del BBVA, su ratio CET1 fully loaded se reduciría más de un 3%, hasta un 8,6% en el escenario más adverso dibujado para finales de 2023. En el escenario base, el grupo presidido por Carlos Torres podría mejorar ese nivel de solvencia en 1,28 puntos básicos desde el escenario de partida hasta una ratio del 13%.

Al margen de estos dos mayores bancos españoles, ya que CaixaBank quedó excluido de este análisis por su proceso de integración con Bankia, la entidad española que se sitúa en la mejor posición en España es Bankinter. En el escenario adverso, su CET1 fully loaded tendría un impacto de 104 puntos básicos hasta situarse en un nivel del 11,25%. En el escenario base, dicha ratio aumentaría hasta el 14,64%.

Sabadell es el que tendría un mayor impacto ante una crisis intensa hasta finales de 2023, ya que su ratio CET1 fully loaded sufriría un impacto negativo de 548 puntos básicos y se situaría en un 6,54%. En el escenario base, al contrario, mejoraría en 72 puntos básicos hasta una ratio del 12,75%, incluso por encima de la presentada por el grupo presidido por José Oliu al cierre del primer semestre de 2021 (12,31%).

Suficiente resistencia

El Banco de España ya ha indicado que las entidades españolas que han participado en estos análisis "muestran niveles de capital satisfactorios en el escenario adverso, a pesar de la mayor severidad" del mismo.

Algunos de los bancos peor parados, como es el caso del BBVA, esgrimen que en el ejercicio de estrés no se han tenido en cuenta "estrategias de negocio futuras ni acciones de gestión", como la venta de su filial en Estados Unidos que su consejero delegado, Onur Genç, ha reconocido, durante la presentación de los resultados del primer semestre, que no tenía mayor recorrido por su poca cuota de mercado.

En contraposición, el Santander de Ana Botín ha apostado en los últimos tiempos por el crecimiento de su negocio en Estados Unidos, hasta el punto que se ha convertido en la unidad geográfica (como país) que más aporta al beneficio atribuido del grupo, un puesto que hasta el momento tenía Brasil.

Artículos relacionados