Hay tres veces más di­nero en de­pó­sitos a pesar del des­plome de las ren­ta­bi­li­dades

Los fondos de inversión captan dinero a manos llenas, pero los depósitos aguantan el envite

Los ex­pertos creen que el fuerte alza de las sus­crip­ciones netas no es co­yun­tural

Fondos de inversión.
Fondos de inversión.

El di­nero está por los suelos con tipos de in­terés ne­ga­tivos pero hay tanto que el aho­rrador no cambia sus cos­tum­bres. Por eso, los mer­cados miden el grado de con­fianza de los in­ver­sores en fun­ción de su nivel de acep­ta­ción de riesgo. Desde este punto de vista, los casi 14.000 mi­llones de euros que han atraído los fondos de in­ver­sión en la pri­mera mitad de 2021 son una buena prueba de que los es­pañoles creen que la reac­ti­va­ción de la eco­nomía global va en se­rio. Muchos de ellos están ha­ciendo su pri­mera in­cur­sión en el uni­verso de los ac­tivos con riesgo.

Hacía muchos años, seis exactamente, que los fondos de inversión no atraían tanto dinero a estas alturas de un ejercicio. La noticia es buena, excelente, y lleva el patrimonio de los fondos a las mismas puertas de los 300.000 millones de euros. Hay euforia en el sector, y no es para menos, pero la realidad es que este volumen representa menos de una tercera parte de los casi 930.000 millones que las familias sumaban en depósitos al cierre de mayo.

Dicho de otra forma, hay tres veces más patrimonio en depósitos que en fondos de inversión. Aunque lo que importa es la tendencia, resulta incuestionable que hay muchos ahorradores que aún no han dado el paso hacia los fondos a la caza y captura de rentabilidades capaces de -al menos- compensar el crecimiento del coste de la vida. Incluso ahora, cuando la inflación en la Eurozona crece a un ritmo interanual del 2%.

"Hay mucho inversor escaldado que lleva viendo como su poder adquisitivo baja y baja en los últimos años en un entorno de tipos de interés cero. Pero son sólo una minoría los que dan el salto a productos de riesgo. La prueba es que este 2021 los depósitos están en el nivel más alto de la serie histórica y que han crecido en casi 46.000 millones de euros en el último año. La gran diferencia es que ahora los depósitos sí crecen más", señalan en una gran gestora nacional.

Cambios en profundidad

Efectivamente, las cosas están cambiando. A medida que avanza la vacunación contra el Covid-19 y las economías confirman los signos de reactivación,el ritmo de entrada en fondos crece. Si el año pasado el ataque de pánico generó un crecimiento del 7% en depósitos y de casi la mitad en depósitos, la foto cambia ahora. Son los fondos los que crecen más de un 7%, mientras que los depósitos avanzan a un ritmo muy suave de algo más del 1%.

Por lo tanto, el miedo va quedando atrás, entre otras cosas porque las rentabilidades de la primera parte del año han sido buenas. En términos de patrimonio, el sector de fondos ya ha recuperado los niveles anteriores a la pandemia apoyado en una rentabilidad media que supera ya el 4% en 2021. La comparación con los míseros retornos de los depósitos está obligando a un cambio de actitud de los inversores, que de todos modos se mueven muy lentamente.

"El proceso de crecimiento de los fondos de inversión es imparable, pero tendrá picos. Estamos hablando de convencer a inversores ultraconservadores que llevan muchos años con su dinero inmovilizado. Que vengan a los fondos dependerá que los mercados se mantengan estables, sin grandes movimientos hacia abajo que siembren el miedo entre los que no tienen capacidad para soportar pérdidas", señalan en fuentes del sector.

En distintas gestoras se reconoce que está entrando dinero nuevo de personas que nunca habían accedido al mundo de los fondos. "En algunos casos es muy sorprendente, porque pasan del depósito a la renta variable directamente. Son los menos los que hacen esto, pero en general se ve como estos perfiles están perdiendo el miedo", aseguran en una gran entidad nacional que cree que no obstante el trasvase se seguirá produciendo gota a gota.

Artículos relacionados