BOLSA

Tubos Reunidos, maná del cielo

Las pre­vi­siones de que la Sepi pueda li­berar de forma in­mi­nente los 113 mi­llones so­li­ci­tados por Tubos Reunidos ha dado un nuevo im­pulso a su co­ti­za­ción. Una vez con­fir­mado que cumple todos los re­qui­sitos para la ayuda del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégica, solo queda contar las horas para dis­poner de estos fondos que serán como maná caído del cielo.

Dichos fondos, considerados como préstamo participativo, estarán destinados a retomar la estrategia de transformación hacia la transición energética y la descarbonización puesta en marcha por el grupo en 2019. La compañía abordará de este modo nuevos mercados y sectores de actividad como las energías limpias e hidrógeno, así como la digitalización y el desarrollo de nuevos productos.

En concreto, las ayudas tendrán tres destinos de acuerdo con los objetivos del Plan Estratégico 2020-2026. El primero será la mejora de los procesos y la eficiencia con una mayor digitalización; el segundo la reducción de la huella de carbono mediante la innovación y las mejoras productivas y de productos; y, por último, los planes de formación.

Mientras tanto, su negocio tradicional vuelve a coger ritmo con el precio del crudo ya por encima de los 76 dólares por cada barril Brent. La cartera de pedidos ha mejorado sustancialmente después del duro golpe provocado por la pandemia en 2020 y su capacidad productiva ya se encuentra a cerca del 80% respecto a las grandes cifras registradas en 2018 y 2019.

Estas excelentes perspectivas han provocado un nuevo arreón del mercado y sus acciones han vuelto a tantear la dura resistencia que encuentra en torno a los 0,5 euros. Si en los próximos días logra romper y consolidar esta referencia sicológica, su siguiente gran objetivo estaría en torno a los 0,75 euros por acción. Eso supondría un potencial adicional de más del 25% tras acumular ya una rentabilidad superior al 140% en el acumulado del año.

Artículos relacionados