BOLSA

Codere tapona la sangría

El res­paldo de la ma­yoría de los bo­nistas de Codere al acuerdo de fu­sión de su fi­lial Online y una em­presa de ad­qui­si­ción con fines es­pe­cí­ficos (Spac) para su salto al mer­cado de va­lores es­ta­dou­ni­dense Nasdaq pa­rece haber con­te­nido la sa­lida ma­siva de ac­cio­nistas del va­lor.

El mercado esta operación como el posible bote salvavidas para el grupo para salir de la difícil situación del grupo marcada por la creciente competencia y las restricciones regulatorias y agravada seriamente por los problemas financieros derivados de las restricciones por la covid.

Esta fusión, anunciada el pasado 22 de junio, conlleva la venta de una participación minoritaria en el negocio online de Codere para lo cual se requería el consentimiento de los bonistas. Una vez finalizadas las consultas, un grupo mayoritario de ellos ha anunciado su voto a favor. Un alivio para la sociedad.

En cualquier caso, estas solicitudes a los bonistas son distintas de las que la compañía de juego tiene intención de utilizar para implementar una operación de reestructuración financiera, tal y como avanzó a comienzos de mes.

La integración con la Spac DD3 Acquisition Corp. II valora la filial online en unos 350 millones de dólares, alrededor de 294 millones de euros. La nueva compañía estará además participada de forma mayoritaria por Codere, que mantiene la gestión del nuevo grupo.

En virtud del acuerdo alcanzado, cuatro inversores institucionales -DD3 Capital Partners, Baron Funds, MG Capital y LarrainVial- se han comprometido a realizar una inversión de 67 millones, 56,3 millones de euros, que se cerrará inmediatamente antes de la operación. Por su parte, Baron Funds se ha comprometido a mantener una posición de 10 millones de dólares, algo más de 8 millones de euros, en acciones de la Spac.

La reacción a este acuerdo, sin embargo, sigue siendo muy tímida. Las acciones de Codere apenas han rebotado poco más de un 6% en este mes de julio desde los mínimos absolutos registrados el mes anterior. Su cotización aún pierde un 54% desde principios de año y su perfil técnico sigue siendo netamente bajista a la espera de comprobar los resultados de esta operación en el medio plazo.

Artículos relacionados