Sale a Bolsa para fi­nan­ciar su ex­pan­sión en la Península y en Europa

A EDP Renovables le surge en GreenVolt un grano competidor en Portugal y en España

Joao Manso Nieto, que di­rigió EDPr hasta julio de 2020, li­dera el pro­yecto

GreenVolt, Portugal.
GreenVolt, Portugal.

Pese a la pan­de­mia, el mer­cado por­tu­gués de va­lores arde con la lle­gada de un nuevo actor al sector eléc­trico lo­cal, pero que ame­naza con ex­ten­derse a España. Se trata de GreenVolt, una em­presa de energía solar di­ri­gida por un ex CEO de EDPr -que man­tiene su sede en España- y que aplica una es­tra­tegia de simple huida hacia ade­lante, con crea­ción de valor me­diante ro­ta­ción de ac­ti­vos. El que da la cara es el eco­no­mista Joao Manso Nieto, que, tras un inicio pro­fe­sional en la banca, pasó casi 20 años en EDP, los seis úl­timos al mando en España, con­cre­ta­mente en HC.

Joao Manso estuvo en Hidrocatábrico hasta 2014 y después hasta 2020, como CEO de EDPr. El próximo 15 de junio GreenVolt pondrá a prueba su capacidad de seducción. A un precio situado entre 4,25 y 5 euros por acción, los inversorespodrán hacerse con hasta un 25% del capital de la eléctrica, que lidera el negocio nacional de la biomasa, con un “share” del 48%, pero quiere apostar ahora más fuerte en la energía eólica y fotovoltaica, donde afirma tener ya identificadas, a corto y medio plazo, una treintena de oportunidades de inversión.

El objetivo del grupo Altri con esta IPO (oferta inicial de acciones), reservada a los inversores institucionales, consiste en recaudar unos 205 millones de euros (incluyendo los 56 millones en “cash” que pagará el nuevo socio-accionista polaco V-Ridium). Podrá alcanzar asíun valor de mercado situado por encima de los 1.100 millones. GreenVolt asegura que en los próximos 4 años el Ebitda y el resultado crecerán a medias anuales, respectivamente, del 25% y del 40%.

Capacidad de expansión

Para entonces (2025), GreenVolt prevé tener ya una capacidad instalada de 3,6 GW, pero solo contempla mantener en cartera 1,1GW, generando el “cash flow” necesario para seguir creciendo. O sea, el mismo modelo de negocio (rotación de activos) aplicando con éxito por los gigantes del sector, como EDPr. Para la biomasa (actividad abandonada por EDPr), donde Altri solo tiene todavía 97 MW de potencia instalada, el objetivo consiste en alcanzar 1 GW.

Con Manso Nieto al mando, GreenVolt mirará principalmente hacia el exterior, especialmente a España. Hace solo unos días, anunció a bombo y platillo una operación de 287 millones de euros, realizada a pachas con fondos gestionados por Equitix Group. Se trataba de la adquisición al británico Tilbury Green Powers Holdings de una importante central de biomasa, con una capacidad de 42 MW, instalada en Essex, a unos 40 kilómetros de Londres, y que está ya en plena actividad.

Presencia en España

GreenVolt tiene también cerrada una primera operación en España, donde participará en la ampliación de capital de Perfecta Energía, donde se hará con un 29,3% del capital y tendrá, además, garantizada una intervención efectiva en la gestión de la empresa creada hace dos años en Madrid, y cuya actividad está centrada en la instalación y en el mantenimiento de plantas fotovoltaicas (autoconsumo doméstico,) con unas buenas perspectivas de expansión.

La subsidiaria de Altri tiene también garantizada su entrada en Polonia, Grecia y Romania, donde se hizo con un pipeline de 2.800 MW de proyectos eólicos y fotovoltaicos, de los cuales 1.500 MW ya entraron en una fase avanzada de desarrollo. Dichos activos serán aportados por V-Ridium, que, tras la suscripción de una emisión de nuevas acciones, donde invertirá entre 56 y 70 millones de euros en “cash”, se situará como uno accionista de referencia de GreenVolt.

En todo o caso, la estrategia desenada por Joao Manso Nieto, pasa por transformar GreenVolt en “una empresa de crecimiento rápido”, ganando escala en el mercado europeo de forma equilibrada, y con la adquisición de activos rentables. De cara al 2025, que es la primera meta apuntada a los inversores que acudan a la IPO, garantiza que gracias el “cash flow” generado por la rotación de sus activos, el “ratio” de deuda no pasará de 3,5 u 4 veces el Ebitda.

Lo que hará, por lo tanto, será seguir la misma estrategia que disenó y aplicó durante seis años en España (y en el Mundo), como máximo responsable de EDPr, que, a efectos legales, es una entidad española, con sede en Madrid. De hecho, si no fuera por la intervención de la justicia, Manso Nieto no estaría seguramente ahora conduciendo la estrategia de expansión de GreenVolt, sino que seguiría al frente de EDPr, del mismo modo que Antonio Mexia, en EDP.

Salpicados por la Justicia

Fue en Julio 2020 cuando que el Tribunal de Lisboa ordenó la suspensión tanto de la negociación de acciones de EDP y EDPr, como de sus máximos ejecutivos: imputados delitos de corrupción activa y participación económica en el negocio, Mexia y Nieto quedaron inhabilitados para ejercer sus funciones en EDP y EDPr, donde tenían cerrada la entrada, y para no ir a prisión, tuvieron ambos que presentar cuantiosas fianzas, de 1 millón de euros.

Dichas medidas coercitivas fueron anuladas al término del plazo legal de seis meses sin proceso formal de acusación, pero Mexia y Nieto manifestaron su “indisponibilidad” para volver a ocupar sus antiguas funciones, que ya tenían otros dueños. A cambio de 2,3 millones de euros, Mexia firmó un compromiso de no pasarse a la competencia de EDP hasta 2023, mientras que Nieto prefirió renunciar a casi 2 millones, para asumir la dirección de GreenVolt.

Ahora, para hacer sombra a EDP, donde entró en 2003 (ya tenía para entonces una sólida experiencia de gestor financiero adquirida en los bancos BPA, BCP, BPN) y que fue su casa durante diecisiete años, Manso Nieto cree tener una “propuesta estratégica única en el sector” y un “proyecto 100% innovador”, aplicando y desarrollando el “know how” acumulado los cinco últimos años en España, donde situó a EDPr como una referencia mundial.

Rotacion de activos

Día si día no dejan de salir noticias relacionadas con la intensa estrategia de rotación de activos aplicada en todo el mundo por la eléctrica luso-española, que dirigida ahora por Miguel Stilwell, lleva ya ejecutado un 40% del objetivo de 4.000 millones de euros fijado para 2019/2022. Además, hasta 2025 prevé invertir 24.000 millones en energías limpias, de los cuales 19.000 millones en renovables, donde ya ocupa la primera posición mundial.

Fue en España donde EDPr realizó algunas de sus más importantes operaciones de inversión y de rotación de activos. Hace un año, vendió a Finerge, por 450 millones de euros, 242 MW de capacidad eólica. Y hace unas semanas anunció la construcción del primer parque “off shore” en Asturias, que representará una inversión de 470 millones y la reconversión de las centrales de Abono y Soto de Ribera, con vistas a la producción de hidrógeno verde.

EDPr también tiene abierto un proceso de venta de cinco parques eólicos en Portugal, con una capacidad instalada de 221 MW, que pasarán probablemente a manos españolas y árabes – el fondo Exus e inversores de los emiratos. Lo mismo pasará en otras geografías, como Estados Unido, donde EDPr, lleva más de una década muy activa, sumando actualmente una media centena de proyectos eólicos, con una capacidad instalada garantizada de hasta 2,5 GW.

Hace unos días, firmó con GreenCoat Capital la venta por 720 millones de dólares (unos 600 millones de euros) de su posición del 68% en una cartera eólica de 405 MW. Con la misma estrategia de rotación de activos, en marzo anunció el desarrollo en USA de un proyecto fotovoltaico de 204 MW. Unas semanas antes, había firmado con Nipsco, la venta durante 15 años de la producción de un parque eólico de 320 MW que solo estará operacional en 2023.

Donde EDPr también da muestras de una gran actividad, es en lo relacionado con la “joint venture” OceanWinds, criada al 50/50 con la eléctrica francesa Engie. La más reciente de sus operaciones conjuntas, será desarrollada en Polonia: un proyecto “off shore” de 369 MW, situado en el mar Báltico. EDPr y Engie pasarán a tener, así, una capacidad bruta operacional de 0,5GW, y un total de 3,2GW de capacidad garantizada, para ser instalada los próximos años.

Nuevas redadas

No será pues a corto ni a medio plazo que Nieto verá GreenVolt operar al mismo nivel de EDPr, donde pudo sentirse como el “rey del mundo”. Del mismo modo que su antiguo patrón Mexia, ahora en total silencio, pero que sigue siendo noticia. Sigue vinculado a la polémica venta de seis activos hidroeléctricos a finales de 2020 a Engie, por 2.200 millones de euros, y que provocó el martes una importante redada judicial y fiscal en las instalaciones de EDP.

Lo que busca la policía judicial y la inspección tributaria, que también “visitaran” los bufetes de abogados que preparan dicha venta (Cuatrecasas, por ejemplo, asesoró a Engie), son las pruebas de un posible fraude fiscal de más de 100 millones de euros, y cuya responsabilidad es atribuida a los antiguos responsables de EDP y EDPr: aunque solo fue firmado a final de 2020 por Stilwell, el acuerdo con Engie ya había sido negociado un año antes por Mexia y Neto.

Iberdrola en la sombra

Cabe recordar que Iberdrola fue considerada inicialmente como favorito para hacerse con dichos embalses, situados en la cuenca del Duero, donde lleva décadas como principal actor. De hecho, la eléctrica española llegó a tener un 9,5% de la lusa y hasta ponderó avanzar con una OPA. Fue entonces que Mexia eligió la china CTG como principal accionista, con un 23,7%, pero que la estatal asiática rebajó después al actual 19%, por no poder hacerse con el control total.

Mas fuera que dentro

EDP habla muchas lenguas, pero poco o nada el portugués. Aunque lejos del chino CTG, su segundo accionista habla español: Opidum Capital (Masaveu), con una participación del 7,2% fruto de la venta de la eléctrica asturiana HC. Después están fondos como Black Rock (7,12%), Norges Bank (3,13%), Qatar (2,27%), etc., pero no hay ningún socio de referencia luso. Lo que hizo también EDP, fue facilitar a la eléctrica estatal china su entrada en mercados europeos.

Uno de ellos es España, donde CTG lleva concretadas algunas operaciones de gran calado. En 2020, adquirió de golpe 13 instalaciones fotovoltaicas, con más de 500 MW de capacidad. Y a principios de año, Bloomberg anunció otra operación de la misma dimensión: la adquisición de 400 MW renovables en manos de un consorcio liderado por la Corporación Masaveu. Según los expertos, la inversión prevista quedará situada entre los 400 y los 500 millones de euros.

Artículos relacionados