La caída del oro es un in­di­cador de que los mer­cados se pasan de op­ti­mistas

Las bolsas se saltan señales preocupantes de riesgo en un agosto más que caliente

Los ex­pertos ad­vierten de que los re­sul­tados tri­mes­trales no jus­ti­fican la subida

Ibex 35 alcista
Ibex 35 alcista

Las bolsas le están sa­cando el má­ximo par­tido al es­tre­cha­miento de la li­quidez y el juego más es­pe­cu­la­tivo que la media que suele ser ha­bi­tual cada mes de agosto. Aunque sobre el ta­pete bur­sátil hay cartas buenas y malas (algunas dan muy poco jue­go), los in­ver­sores pre­fieren ver la bo­tella medio llena. En clave es­pañola, los com­pra­dores han arran­cado agosto sin apenas opo­si­ción y el Ibex 35% sube casi el 7% en las úl­timas 15 se­sio­nes. ¿Está jus­ti­fi­cado?

Es verdad que la temporada de resultados se ha saldado con más sorpresas positivas que negativas (en España y en toda la zona euro), pero el saldo de beneficios de las grandes empresas españolas no es en absoluto para tirar cohetes. Se está produciendo una progresiva vuelta a la normalidad en términos de ingresos, beneficios y deuda, pero el cambio de ciclo se produce a doble velocidad. Hasta un 20% de las empresas del Ibex 35 sigue en pérdidas.

La cuestión es hasta qué punto está justificado el rebote veraniego de las bolsas que ha devuelto al Ibex 35 a las inmediaciones de los 9.000 puntos. Un proceso que se produce en paralelo al gran susto que dio la bolsa china en el tramo final del mes de julio y del que muchos gestores aún no se han repuesto. Y también en plena corrección del precio del oro, que no ha dejado de ganar velocidad en los últimos días y que va mucho más allá de lo razonable es un activo tan estable. El mercado está dejando de lado al valor refugio por antonomasia.

"Estamos viendo una cierta histeria en el mercado, con un componente muy especulativo. Hay un dato clave esta semana, que será la publicación del IPC de Estados Unidos el miércoles que ha levantado unas expectativas enormes entre los inversores a corto. Si la cifra de inflación es alta, crecerán más aún las expectativas del principio del fin de los estímulos monetarios en Estados Unidos antes de Navidad. Y eso es mucho suponer", señalan fuentes bursátiles.

Lo cierto es que el mercado está alcanzando un tono tan especulativo que preocupa a los más sesudos analistas. Mientras el oro baja a gran velocidad, se disparan el bitcoin (perdió los 30.000 dólares a finales de julio y casi sin solución de continuidad ahora pelea por los 45.000) y el resto de las criptodivisas que hace apenas un par de semanas parecían abocadas a perder su soporte a corto plazo. Y la rentabilidad de la deuda avanza tirando de sectores clave como el bancario.

Subida de los bonos

En el caso de España, la subida de los rendimientos de los bonos ha devuelto a la banca a posiciones de privilegio en bolsa. El sector ha vuelto hasta los niveles más altos desde la primera semana de julio tras unos resultados trimestrales mejores de lo previsto, pero que no encubren que sigue sufriendo en márgenes y que tendrá que seguir haciendo un enorme esfuerzo en costes durante mucho tiempo todavía si quiere mantener la rentabilidad.

"Sólo hay que seguir la evolución de algunos indicadores clave para el sector para darse cuenta de lo que les queda todavía. En este primer tramo de agosto, la media provisional del Euribor ha caído de nuevo por debajo del -0,50% igualando los mínimos históricos de enero. Nadie se esperaba una vuelta atrás así en la banca. Es sólo una demostración de que hay suficientes elementos de riesgo como para cuestionar las valoraciones en bolsa", señalan en una firma nacional.

El susto de julio, cuando el Ibex cayó hasta los 8.300 puntos a mucha velocidad, devolvió a las bolsas un cierto atractivo por valoración que la temporada de resultados hizo bueno. La cuestión ahora es si al mercado le quedan fuerzas para más. Con el 9.000 a la vista y tres semanas de agosto por delante, los especuladores tratarán de seguir haciendo de las suyas. Pero, como señalan algunos veteranos bolsistas, puede que a estas alturas el mercado se haya pasado ya de frenada.

Artículos relacionados