AGENCIAS DE RATING

S&P mantiene el rating 'BBB' de Naturgy y mejora su perspectiva a estable

Considera que el Plan Estratégico aclara su rumbo y ga­ran­tiza su cre­ci­miento

Francisco Reynés, presidente de Naturgy.
Francisco Reynés, presidente de Naturgy.

La agencia ca­li­fi­ca­dora de riesgo cre­di­ticio S&P Global Ratings ha afir­mado el ra­ting a largo plazo de 'BBB' a Naturgy y ha me­jo­rado la pers­pec­tiva de ne­ga­tiva a es­ta­ble, según ha in­for­mado en un co­mu­ni­cado. La firma ha ba­sado esta re­vi­sión al alza en la pu­bli­ca­ción del plan es­tra­té­gico de la com­pañía entre 2021 y 2025, el cual "aclara la di­rec­ción es­tra­té­gica y de cre­ci­miento a medio plazo del gru­po".

El grupo tiene como objetivo acelerar el crecimiento orgánico a través de un plan de inversión de 14.000 millones de euros, de los cuales 8.700 millones desarrollarán 9,4 gigavatios (GW) de capacidad renovable para 2025. De su lado, 4.100 millones de euros financiarán inversiones en redes reguladas de gas y electricidad, principalmente en España.

Con este plan, S&P prevé que la compañía incremente su resultado bruto de explotación (Ebitda) ajustado a una tasa anual de entre el 6% y el 7% entre 2020 y 2025. Al mismo tiempo, el grupo está recalibrando su asignación de capital para acelerar el gasto de capital (capex) y reducir dividendos, las cuales S&P ve como claves habilitadores para el negocio a largo plazo y la sostenibilidad financiera.

Asimismo, la firma calificadora considera que no habrá cambios materiales en la estrategia del grupo tras la OPA de IFM sobre el 22,7% de la energética, ya que como máximo, adquiriría una participación minoritaria. Además, la agencia entiende que los directivos de Naturgy aprobaron la estrategia por unanimidad.

En lo que respecta a la mejora en la perspectiva de la compañía, S&P ha explicado que refleja su proyección de que la aceleración del creciminento orgánico del mercado de renovables, que espera que se contraiga cada vez más, mejorará la calidad en los beneficios de Naturgy.

Asimismo, muestra la opinión de la agencia de que el compromiso de la empresa con una calificación de 'BBB' implica una política de dividendos flexible y se traducirá en un ratio de fondos procedentes de operaciones (FFO, por sus siglas en inglés) por encima del 18%.

Artículos relacionados