BOLSA

Criptomonedas, puertas al campo

Las au­to­ri­dades se ponen muy ner­viosas cuando algo no está bajo su ab­so­luto con­trol. Por eso están dis­puestas in­cluso a poner puertas al campo para in­tentar que el poder no se aleje de sus ma­nos. En este marco, se en­cuadra la re­ciente pre­sión de la SEC, la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, para so­meter a su yugo a los mer­cados de crip­to­mo­ne­das.

El organismo regulador norteamericano está haciendo todo lo posible e imposible para regular este sector bajo su actual autoridad, pero de momento se les sigue escapando entre los dedos. Por este motivo, el presidente de la institución, Gary Gensler, ha solicitado al Congreso que conceda más poder y recursos para supervisar a este mercado que se ha convertido según él en el algo similar al Salvaje Oeste.

Gensler alega que esta clase de activos se encuentra llena de “fraude, estafas y abusos”. Por este motivo, la agencia que preside busca mostrarse cada vez más activa a la hora de supervisar la negociación de criptomonedas y a las plataformas de crédito, así como a las llamadas monedas estables o "stablecoins".

Las propias características de estas monedas digitales han hecho que los reguladores, entre ellos la SEC, hayan tenido enormes dificultades para controlar el vertiginoso mundo de las criptodivisas y las tecnologías financieras relacionadas con ellas.

A diferencia de los mercados de valores y derivados, ningún regulador en concreto supervisa estos activos o sus intermediarios. Se supone que el propio sistema de las criptomonedas basado en la vigilancia de la propia red debería ser suficiente para garantizar la seguridad. Sin embargo, a medida que el valor de mercado de esta clase de activos se disparaba por encima de los 1.000 millones de dólares, también se han disparado las estafas.

Los más activistas, sin embargo, le echan en cara al organismo regulador los mega casos de fraude en Bolsa que no han logrado detectar. Se preguntan para qué tanta supervisión si luego se producen casos como los de Bernie Madoff.

Gensler pone como escusa la preocupación de que grandes partes del sector operan fuera del marco regulatorio. Una forma de escapar de las medidas destinadas a proteger a los inversores y los consumidores, reducir los delitos, promover la estabilidad financiera y salvaguardar la seguridad nacional.

Esta mayor presión del regulador por tomar el control, coincide con las advertencias por parte de algunos legisladores norteamericanos y miembros de la Administración Biden sobre el peligro del mercado de criptodivisas. Aseguran que se ha hecho lo suficientemente grande e importante como para aumentar su supervisión y control.

Pero muchos expertos en criptomonedas aseguran que este es solo un intento de evitar el desarrollo de unos activos al margen del poder estatal y que, en este sentido, será como poner puertas al campo. Dicen que eso de salvaguardar la seguridad nacional parece más un eufemismo de lo que en realidad buscan: salvaguardar sus intereses y su poder económico.

Artículos relacionados