BOLSA

El sector eléctrico, a la defensiva

Las em­presas de energía es­pañolas se están viendo seña­ladas como prin­ci­pales res­pon­sa­bles de la es­pec­ta­cular subida ex­pe­ri­men­tada en los úl­timos meses por las ta­rifas eléc­tri­cas. En apenas un año el precio del me­ga­watio hora se ha mul­ti­pli­cado por más de dos mar­cando nuevos ré­cords en 114 eu­ros. El sector es­pañol, sin em­bargo, re­chaza su res­pon­sa­bi­lidad sobre esta es­ca­lada y apunta a las de­fi­cien­cias ac­tuales del sis­tema de fi­ja­ción de pre­cios.

Para buscar soluciones, la Asociación de Empresas de Energía Eléctrica, Aelec, ha propuesto desvincular en España la tarifa regulada de la luz o PVP de los precios del mercado mayorista eléctrico, o pool, actualmente en máximos históricos, para evitar así la volatilidad de la factura de los hogares.

Esta tarifa, que se calcula tomando como referencia el precio mayorista, afecta a unos 10 millones de usuarios acogidos a ella, que han visto su factura se ha encarecido unos cuatro euros al mes, según Aelec. En cambio, aquellos que contratan su suministro en el mercado libre, unos 17 millones de usuarios, no se están viendo afectados por esta subida del pool.

En este sentido, la patronal energética ha querido recordar que los altos precios del mercado mayorista se están dando en toda Europa debido al "extraordinario" aumento del precio del gas natural, cinco veces superior al de hace un año, y al encarecimiento de los derechos de CO2.

No obstante, en el caso de España, según Aelec, que agrupa a empresas como Endesa, Iberdrola, EDP Renovaveis o Viesgo, "contamos con un modelo de tarifa regulada (PVPC) que traslada volatilidad al cliente residencial y además hace recaer sobre su factura impuestos, cargos y tasas que no dependen de su propio consumo". De hecho, el principal beneficiado de ello es el Estado, que ha experimentado una espectacular subida de ingresos vía impuestos que algunos calculan en unos 2.000 millones de euros.

Para evitar esta volatilidad, la asociación apuesta por revisar la tarifa regulada para vincularla, como ocurre en otros a países europeos, a precios estables. Al tiempo, ha defendido la actividad y el papel de las compañías eléctricas, las cuales "no se estarían beneficiando de la subida del precio en el mercado mayorista", según Aelec. Si acaso, señala, sería la actividad gasista "la que se estaría viendo beneficiada por la actual situación del mercado".

La generación eléctrica sin emisiones, donde destacan las compañías de esta asociación, contribuye a bajar los precios del pool. Además, las eléctricas agrupadas, señalan en Aelec, están asumiendo importantísimos esfuerzos económicos, tanto por la vía de impuestos, que superan los 3.300 millones de euros anuales, como por las inversiones, con compromisos que superan los 4.500 millones de euros.

Buena prueba de estos argumentos sería el estancamiento de la cotización de las grandes eléctricas en Bolsa, a pesar de los ingentes beneficios que se supone estarían obteniendo. Las acciones de Iberdrola pierden un 10% en el año en una tendencia lateral desde junio sobre los 10 euros por acción.

Por su parte, Endesa pierde un 1% desde principios de año y en todo este período apenas ha registrado grandes diferencias en torno a los 20 euros por acción cuando en 2020 llegó a tantear máximos a cerca de 23 euros.

Artículos relacionados