BOLSA

La IA mantiene la apuesta por las tecnológicas

Inteligencia artificial.
Inteligencia artificial.

La in­te­li­gencia ar­ti­fi­cial se ha con­ver­tido en una he­rra­mienta fun­da­mental para mu­chos ope­ra­dores a la hora de de­tectar ten­den­cias y de­finir es­tra­te­gias de in­ver­sión. Los ex­pertos esta área de Zonavalue, la pla­ta­forma es­pe­cia­li­zada en el ase­so­ra­miento fi­nan­ciero, ase­guran que sus al­go­ritmos han de­tec­tado un im­por­tante po­ten­cial al­cista en al­gunos va­lores del Nasdaq, irre­duc­ti­bles a pesar de los con­ti­nuos má­ximos de este in­di­ca­dor.

En este sentido, la firma destaca el alto potencial alcista de Microsoft, así como de algunos fabricantes de microchips como ASML, Advanced Micro Devices, Skyworks Solutions y Texas Instruments. La falta de suministros de microprocesadores, con una oferta incapaz de satisfacer toda la demanda, parecen confirmar estas proyecciones.

Sectores como el de la computación o el de los fabricantes de automóviles donde los plazos de entrega de coches se han alargado un mes y medio, según datos de la industria, ha provocado que el índice PHLX Semiconductor, que tiene en cuenta a las 30 compañías más grandes del sector, se haya disparado en Bolsa alrededor de un 55% durante los últimos doce meses. Una tendencia que los algoritmos apuntan a que seguirá en todo lo alto.

En cambio, la Inteligencia Artificial recomienda ponerse corto en otras empresas de este indicador como Tesla o PayPal. Esta tecnología también vaticina caídas en otras cotizadas como JD.com, empresa de comercio electrónico china que acusa en el parqué el cerco regulatorio del gobierno del gigante asiático.

Tampoco se muestra muy optimista con la agencia de viajes online Expedia. Tras sortear el impacto de la covid en los mercados y multiplicar por casi dos veces su precio en los últimos doce meses, el algoritmo empieza a observar claros síntomas de agotamiento en la tendencia.

Zonavalue, que ultima su salto a la Bolsa para finales de 2021, utiliza la Inteligencia Artificial como una de sus principales herramientas para mejorar la rentabilidad. La compañía ha desarrollado en los últimos años una solución que utiliza esta tecnología para detectar oportunidades entre el universo de activos en el que invertir y así batir al índice con una cartera mucho más concreta.

Históricamente, las acciones seleccionadas que cumplen con sus criterios deberían tener un mejor comportamiento al identificar una muestra de mayor calidad que la media.

La Inteligencia Artificial, pese a que se encuentra aún en fase embrionaria, está un crecimiento exponencial y goza de un gran potencial en áreas como el mundo de la inversión o la formación. De hecho, seis de cada diez órdenes en Wall Street se ejecutan a través de esta tecnología y alrededor del 98% de los datos disponibles actualmente se han generado en los últimos dos años.

Artículos relacionados