El mer­cado co­tiza a precio de oro los re­sul­tados tri­mes­trales y la vuelta al di­vi­dendo

La banca firma cuatro semanas perfectas en bolsa y salva los muebles del Ibex 35

Algunos ex­pertos creen que se puede estar co­miendo todo el po­ten­cial del año

Ibex 35.
Ibex 35.

La banca em­pieza a meter miedo a los bol­sistas por va­lo­ra­cio­nes. Desde el 16 de julio ha fir­mado cuatro se­manas prác­ti­ca­mente per­fec­tas, en las que ha subido sin so­lu­ción de con­ti­nuidad algo más de un XX% hasta los ni­veles más altos desde di­ciembre de 2019.

Aprovechando el bajón de actividad de agosto y la ausencia de bajistas en el sector financiero, los compradores están haciendo de las suyas prácticamente a placer. ¿Demasiado a placer?

Una simple ojeada a la evolución reciente del índice Ibex 35 Bancos dice que ha subido en ocho de las 10 últimas sesiones. Pero más increíble aún es que desde que empezó su mes perfecto sólo ha corregido en seis ocasiones, de las que en sólo tres superó el nivel de pérdida del 1%. ¿Quién da más? A la vista de cómo se las ha gastado la banca desde el arranque de la segunda quincena de julio, hay quien se pregunta si le queda recorrido.

"Quien diga que no está sorprendido con este último rally miente. De hecho, muchos gestores habían cerrado posiciones en el comienzo del mes de agosto pensando que ya se había sacado todo el rédito a la temporada de resultados. Pero resulta que lo mejor estaba por llegar, y ha sido en el momento de menor actividad en bolsa del año. Las acciones están subiendo con demasiada facilidad, como si la banca hubiera dejado de tener problemas", señalan fuentes bursátiles.

Lo cierto es que la subida cercana ya al 40% en lo que va de año no estaba en los cálculos de nadie hace un mes. Sobre todo si se tiene en cuenta que el rebote alcanza ya el 110% respecto a octubre del año pasado, cuando la banca española tocó fondo en bolsa con las cotizaciones de muchos de sus integrantes volviendo a niveles del siglo XX. Desde entonces ha experimentado una subida prácticamente vertical. La simple visión del gráfico asusta.

"Creo que la banca se está comiendo todo el potencial alcista previsto para el año 2021 completo, siempre que no se tuerzan las cosas, claro. Es como si el mercado ya diera por hecho que a final del ejercicio Estados Unidos empezará a modificar su política monetaria y que el coronavirus no volverá a castigar con fuerza el consumo y el crecimiento económico. La subida de la banca está siendo demasiado brusca", señala un gestor nacional que se prepara para realizar beneficios.

Lo cierto es que la banca se ha convertido en la tabla de salvación de un Ibex 35 que, sin la aportación del sector financiero, estaría firmando un año ciertamente mediocre. Con el sector de la energía en negativo en lo que va de 2021 y el constructor avanzando de forma testimonial, la banca es el clavo ardiendo al que se agarra la bolsa española para seguir saliendo en la foto. Y aún así, se queda claramente rezagada este año respecto al resto de grandes índices europeos.

Los números de estas últimas semanas acreditan el desfase entre los bancos y el resto del mercado. Mientras los primeros suben el ya mencionado 10%, la ganancia del Ibex 35 en el mismo período no llega al 6%. No sería sano para el mercado que este desajuste aumentará. De hecho, lo lógico sería que la banca emprendiera no muy tarde una corrección tan sana como necesaria (en las dos últimas sesiones ha emitido timidísimos signos de cansancio), porque desde octubre las realizaciones de beneficios son de corto alcance.

"Lo deseable sería que otros sectores tomasen el relevo cuanto antes, pero ese cambio de testigo no llega", señalan en gran 'broker' nacional, que recuerda que el sector energético (el segundo más importante por valor en bolsa en el Ibex 35) sigue penalizado por la incertidumbre regulatoria y la mala imagen que genera la subida histórica de los precios de la luz entre los grandes inversores extranjeros. De momento, toca esperar.

Artículos relacionados