BOLSA

ACS, potencial demasiado oculto

El pro­ceso de re­cu­pe­ra­ción en Bolsa de ACS pa­rece ha­berse es­tan­cado en las úl­timas se­ma­nas. Poco a poco se ha ido di­lu­yendo el efecto de los buenos re­sul­tados pre­sen­tados a fi­nales de ju­lio. Algo que no se acaban de ex­plicar los ana­listas ante el alto po­ten­cial que sigue ofre­ciendo el grupo en pleno pro­ceso de re­cu­pe­ra­ción de la ac­ti­vi­dad.

Al cierre del primer semestre, la compañía obtuvo un beneficio de 351 millones de euros gracias a la mejora de gran parte de sus actividades en especial a la recuperación de Abertis. Sin embargo, respecto al mismo período del año anterior, marcado por lo peor de la pandemia, el crecimiento apenas ha sido del 4,8%.

Aunque el patrón es positivo, muchos operadores creen que se podía esperar algo más, máxime tras la recuperación mostrada por la cartera de proyectos que estaría rondando los 64.000 millones de euros.

En este sentido, destaca la buena evolución de su negocio en el área del Pacífico gracias a su filial australiana Cimic. Precisamente, una de las filiales de esta compañía se ha hecho en estos días con un importante contrato. Ventia, controlada al 50% por Cimic, ha firmado un contrato de ingeniería valorado en más de 100 millones de dólares australianos con las Fuerzas Armadas de Australia.

El proyecto incluye el suministro de unos 300 vehículos y máquinas de construcción para el movimiento de tierras y otros materiales que deberán ser modificados para permitir su transporte aéreo a distintos puntos del país. El mes pasado, Ventia ganó sendos contratos millonarios para mejorar la fibra óptica en Australia y para la gestión de instalaciones del Gobierno del estado de Australia del Sur.

Más allá de los proyectos en marcha, una de las claves de futuro para ACS, según los analistas, se encuentra en la potencial inversión de los más de 5.000 millones de euros obtenidos por la venta de su negocio de servicios industriales a Vinci.

Factores que no estarían siendo recogidos en su justa medida por el mercado. No en vano, de todas las casas de análisis que siguen al valor se decantan por la recomendación de comprar con un precio objetivo por encima de los 33 euros por acción, y las pocas que no lo hacen aconsejan mantener.

Las acciones de ACS se mueven ligeramente por debajo de los 23 euros pese al pequeño estirón alcista protagonizado en agosto. En este nivel encontraría su principal techo a corto plazo, mientras el suelo estaría en las inmediaciones de los 21 euros.

Artículos relacionados