La des­ace­le­ra­ción eco­nó­mica ca­ta­pulta el gasto fiscal y la deuda

China se rinde ante los inversores extranjeros y comienza a financiarse en el exterior

Los ayun­ta­mientos ofrecen su deuda a los bancos y fondos fo­rá­neos por pri­mera vez en la his­toria

China
China

La eco­nomía china ha en­trado en una fase que ya han pa­sado todos los países del mundo por culpa de la pan­de­mia. El en­deu­da­miento se con­vierte en un medio ase­quible para in­cre­mentar el gasto pú­blico, pero el mo­mento de la verdad llega cuando se afronta la fi­nan­cia­ción de las deu­das. La pre­sión que se pro­duce en esta fase ha lle­vado a los ayun­ta­mientos chinos a buscar el apoyo de los in­ver­sores y mer­cados ex­tran­jeros por pri­mera vez en la his­to­ria.

Ya existe un mercado de bonos chinos para inversores foráneos, con un reducido tamaño de medio billón de dólares. La novedad es que los ayuntamientos van a tener que acudir a este foro financiero para renovar sus endeudamientos. Es el caso de la ciudad de Shenzhen, que emitirá títulos por 770 millones de dólares, o el de la provincia de Guangdong, que también baraja una colocación de títulos en el mercado de Macao.

Ciudades y provincias chinas colocaron bonos de refinanciación por un valor de 1.900 millones de yuanes (unos 293.000 millones de dólares) en el primer semestre de este año, según la agencia financiera Bloomberg. La cifra supuso un crecimiento de 700.000 millones de yuanes (unos 110.000 millones de dólares) respecto a la primera mitad del año anterior.

"La cantidad de deuda pendiente seguirá creciendo, por lo que no es probable que baje la escala del refinanciamiento", dijo Ding Shuang, economista jefe para la Gran China y Asia del Norte de Standard Chartered Plc en Hong Kong que cita el diario digital ZeroHedge. “Los gobiernos locales han desacelerado el ritmo de las ventas de bonos especiales que se utilizan para financiar el gasto en infraestructura como carreteras y viviendas, en parte debido a la falta de proyectos de calidad y al mayor enfoque de Beijing en el control de la deuda” asegura ZeroHedge.

Control de la deuda

El esfuerzo de Pekín para controlar la deuda resulta evidente. “Los reguladores chinos continúan abordando los problemas actuales del país con las deudas de los gobiernos locales. En un nuevo aviso, la Comisión Reguladora de Bancos y Seguros de China (CBIRC) y el Ministerio de Finanzas enfatizaron recientemente que las instituciones bancarias y de seguros no deben aumentar las deudas ocultas de los gobiernos locales. Esto significa que las empresas de inversión del gobierno local deberán reducir las deudas existentes, lo que las imposibilitará para encontrar liquidez fácilmente”. Así de claro se pronunciaban las autoridades de Pekín antes del verano, según informaba The Diplomat, diario especializado en la información de la región de Asia-Pacífico desde hace veinte años.

ZeroHedge lanza la advertencia de que la fuerte desaceleración del crecimiento económico de China va a hacer inevitables los estímulos fiscales y, a la postre, llevará a la emisión de muchos más bonos. La posibilidad de una elevación del gasto fiscal para la segunda mitad del año ya la habían dado por hecha una serie de economistas cercanos al Gobierno de Pekín hace sólo unas semanas, en un pronunciamiento recogido por el China Securities Journal, órgano de comunicación administrado por el Estado chino.

Artículos relacionados