Irlanda, Reino Unido y Australia son un ejemplo en el uso de las ofi­cinas pos­tales

La red de Correos salvará a las zonas rurales ante el cierre de sucursales bancarias

El 99% de los es­pañoles ten­dría ac­ceso a efec­tivo si se am­plían los acuerdos ac­tuales

Correos
Correos

La im­pa­rable re­duc­ción de su­cur­sales ban­ca­rias y la cre­ciente ex­clu­sión fi­nan­cieras en al­gunas zo­nas, sobre todo en lo­ca­li­dades ru­ra­les, puede en­con­trar un pa­lia­tivo en la red de Correos. La am­plia ca­pi­la­ridad de la so­ciedad es­tatal en el te­rri­torio na­cional sería el mejor com­ple­mento, junto a las ofi­cinas ban­ca­rias y ca­jeros au­to­má­ti­cos, para ga­ran­tizar que la prác­tica to­ta­lidad de la po­bla­ción tenga ac­ceso a la re­ti­rada o in­greso de efec­tivo sin grandes des­pla­za­mien­tos.

Las casi 22.300 sucursales bancarias y los 49.481 cajeros (un 50% y 20% menos que en 2008) complican, y mucho, el acceso al efectivo en muchas poblaciones pequeñas, la mayoría en zonas rurales. La previsión de más ajustes, bien por fusiones o por ajustes internos de algunos bancos, amenazan con una mayor exclusión financiera.

Hace tan sólo unos días, el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, reiteraba su compromiso de mantener su presencia en aquellas localidades en las que son la única entidad existente para evitar que sus habitantes se queden sin la atención bancaria necesaria, incluso con la atención de los Ofibus que ya eran utilizados por la extinta Bankia.

La presencia de agentes financieros o de oficinas móviles, sin embargo, no se ven como la alternativa suficiente por parte del Banco de España. Tras mucho tiempo insistiendo en la necesidad de más fusiones y de la reducción del exceso de capacidad instalada, el supervisor considera ahora que los acuerdos entre bancos y Correos son más que necesarios para evitar grandes desplazamientos en busca de efectivo.

"En países como Irlanda, Reino Unido o Autralia, el uso de las oficinas postales con este fin está muy extendido en zonas rurales", afirma el organismo gobernado por Pablo Hernández de Cos en el último boletín económico sobre la infraestructura del efectivo y la vulnerabilidad en el acceso al mismo.

Según ese informe, "en España, el uso de esta infraestructura para retirar o depositar efectivo es todavía poco habitual. Sin embargo, en caso de generalizarse su uso para este fin, y teniendo en cuenta su amplia dispersión y capilaridad en el territorio, las oficinas de Correos podrían ser puntos de acceso complementarios a las sucursales y a los cajeros automáticos".

La conclusión es que si suma la red de Correos a la de sucursales y cajeros automáticos que pervivan a la nueva oleada de ajustes se podría garantizar al 99% de los españoles tener un punto de acceso al efectivo en un radio máximo de cinco kilómetros.

Acuerdos existentes

El mayor acuerdo actual de Correos con un banco es el que acordó a finales del año pasado con el Santander y que ha entrado en funcionamiento en los primeros meses del actual ejercicio. La presidenta del grupo financiero, Ana Botín, se ha mostrado en varias ocasiones muy orgullosa de esta colaboración que permite atender a miles de personas en localidades en las que el banco no ha tenido o ya no tiene presencia física, aunque fuera mediante agentes financieros.

Correos, que ya tuvo una alianza durante años con Deutsche Bank, mantiene también diversos acuerdos con bancos de menor dimensión, como Mediolanum, Evo, Triodos o Bancofar, cuya red de oficinas en el territorio nacional es muy limitada.

El Banco de España, mientras tanto, considera poco efectivo las oficinas móviles o los agentes financieros, ni otras modalidades como el cashback o el cash-in-shop (retirada o depósito de efectivo en un establecimiento comercial) por su reciente implantación en España y su mayor relevancia en núcleos urbanos.

Además, su uso con esos fines depende de la voluntad del establecimiento, como también ocurre con otros canales alternativos como estancos o los establecimientos de loterías y apuestas del Estado.

Artículos relacionados