BOLSA

Repsol despega con combustible limpio

El desa­rrollo de com­bus­ti­bles lim­pios para re­ducir las emi­siones de CO2 ha si­tuado a Repsol en pri­mera línea de sa­lida de este sec­tor. El grupo ener­gé­tico, que está re­du­ciendo su peso en com­bus­ti­bles fó­siles a mar­chas for­za­das, ha con­se­guido pro­ducir el primer lote en España de bio­com­bus­tible para aviones a partir de re­si­duos.

Esta primera partida, anunciada la semana pasada, consiste en 5.300 toneladas de combustible sostenible, fabricado en el complejo industrial de Petronor en Bilbao. El empleo de este lote evitará la emisión de 300 toneladas de dióxido de carbono, equivalentes a 40 vuelos entre Madrid y Bilbao, según cálculos de sus responsables.

El grupo ya había producido biocombustible para aviones en sus refinerías de Puertollano y Tarragona a partir de biomasa, en 2020 y 2021, respectivamente. Sin embargo, este nuevo lote recientemente manufacturado se diferencia porque solo se han empleado residuos como materia prima, integrando herramientas de economía circular en el proceso.

Este proceso mejora la gestión de residuos y los convierte en productos de alto valor añadido como biocombustibles bajos en carbono. Un nuevo ejemplo de la transformación de los complejos industriales de Repsol para ser centros multienergéticos capaces de fabricar productos con huella de carbono baja, cero e incluso negativa.

La compañía energética asegura que la promoción de estos combustibles es uno de los ejes estratégicos de la empresa para alcanzar su meta de cero emisiones para 2050. Un esfuerzo con el que pretende atraer una mayor inversión por parte de los fondos más inclinados hacia temas de responsabilidad corporativa.

No obstante, en su cotización sigue pesando de forma notable su negocio petrolífero. En este sentido, las acciones de Repsol llegaron a caer más de un 20% coincidiendo con la inestabilidad a la baja de los precios del crudo a partir de mediados de mes de julio. Un terreno que sigue sin recuperar del todo pese al rebote del 7% experimentado en agosto gracias al repunte del precio del barril de petróleo en la recta final del mes de agosto.

Los analistas, en cualquier caso, vuelven a poner en valor una nueva fase alcista del grupo hacia los máximos del año, aunque para ello debe superar primera una seria resistencia en las inmediaciones de los 10 euros por título.

Artículos relacionados