ANÁLISIS

El sector dis­tri­buidor acusa al Gobierno de querer re­ducir el nú­mero de com­pañías

El decretazo eléctrico provocará la quiebra de la mitad de las empresas de comercialización

El PP se des­mo­rona sin es­tra­te­gia, in­merso en su di­vi­sión in­terna y sin sumar la ma­yoría ab­so­luta con VOX

Distribución eléctrica.
Distribución eléctrica.

Los daños co­la­te­rales de las me­didas apro­badas por el Gobierno en el lla­mado 'tijeretazo eléc­trico' pueden ser enormes para al­gunas em­presas co­mer­cia­li­za­doras y, en el plano po­lí­tico, para el Partido Popular. Según el sector de la dis­tri­bu­ción eléc­trica, las de­ci­siones del Ejecutivo de Pedro Sánchez con su plan de choque para de­tener la es­ca­lada del precio de la elec­tri­cidad pueden tener efectos co­la­te­rales muy im­por­tantes a medio y largo plazo entre las 671 em­presas co­mer­cia­li­za­doras re­gis­tradas en la CNMC.

A corto plazo, el complejo Real Decreto Ley con el que pretende amortiguar el encarecimiento de la energía eléctrica y rebajar la tarifa de la luz hasta un 30 % ya lo ha tenido entre los partidos políticos.

Hasta la mitad de las mencionadas empresas comercializadoras podrían desaparecer al no disponer de fuelle financiero con el que afrontar la embestida gubernamental centrada en las ocho medidas principales contempladas en el Real Decreto Ley. No menor es el efecto que está teniendo en las expectativas políticas del centro derecha.

Los resultados del último sondeo de Electopanel que se dará a conocer este lunes a través de medios del Grupo Vocento evidencian una caída de las expectativas de voto del mencionado centro derecha, sobre todo del Partido Popular, que junto con una ligera recuperación de Unidas Podemos, darían como resultado, si se celebraran en este momento las elecciones, que la suma de Partido Popular, VOX, Navarra Suma y Foro Asturias, no lograrían la mayoría absoluta.

La caída de medio punto del PP hasta el 28 % de las expectativas de voto le otorgarían 119 diputados. Con los 53 diputados que conseguiría VOX, los 2 de Navarra Suma y el diputado de Foro Asturias, se quedarían en 175 diputados. Habría un empate. Para conseguir la mayoría necesitarían también convencer a Coalición Canaria, o a Ciudadanos o a el PRC de Miguel Ángel Revilla, cada uno de ellos con un escaño.

El análisis de los sondeos lleva a concluir que la tardanza del Partido Popular en presentar un proyecto para contener la subida de la luz, su división interna y la actuación de la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social con el anuncio de la subida del SMI, han provocado el cambio de tendencia y el castigo en las expectativas de voto de los populares presididos por Pablo Casado.

Entre algunos responsables autonómicos del propio Partido Popular, no se entiende por qué no se presentó su proyecto para reducir los costes en la producción de energía y la creación de la subcomisión de estudio de modificación del sistema, a pese a que lo tenían elaborado desde hacía semanas y contaba con el visto bueno de su portavoz en el Congreso, Cuca Gamarra.

El hecho es que el Gobierno les ha vuelto a ganar por la mano con su plan, que recoge ocho medidas de aplicación inmediata y con el que estima que supondrá una rebaja de la factura de un consumidor medio de un 22 % al mes hasta final de año. Con la rebaja del IVA aprobada el pasado junio y la supresión temporal del impuesto de generación, se amplía al 30%, según las estimaciones del Gobierno. Este cálculo se hace a partir de lo sucedido en el mes de agosto, en el que la luz subió un 34,5% hasta el nivel más alto de la serie histórica, según el INE.

La minoración de los denominados 'beneficios caídos del cielo' no será permanente, sino que se mantendrá hasta marzo de 2022, mes para el que el Ejecutivo espera que concluya la escalada actual del precio del gas. Estimación con la que discrepan no pocos especialistas que contemplan que la situación actual se prolongue como mínimo hasta el mes de junio.

Argumentos del Gobierno

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Rivera, ha defendido la entrada en vigor de las medidas pese a que en el Congreso se ha creado una subcomisión para estudiar medidas más a medio y largo plazo, porque insiste en que el decreto ley incluye medidas temporales y extraordinarias para afrontar una situación excepcional y sin precedentes. Al Gobierno de momento le ha salido bien su estrategia y demuestra que tiene más reflejos que la oposición, pese a sus tensiones internas y su debilidad parlamentaria.

Además de tratar de amortiguar sus consecuencias en la generalidad de los consumidores, Sánchez intenta convencer a la opinión pública de que también en esta ocasión ha adoptado medidas para no dejar a nadie atrás, tampoco en el ámbito energético.

Pero las que pueden quedar atrás son muchas empresas comercializadoras. Un exalto ejecutivo de Red Eléctrica advierte a capitalmadrid.com de que las medidas les afectan muy directamente, por lo que no descarta que una buena parte de las mismas se vean obligadas a cerrar y desaparecer.

Ello pese a que el texto del decreto ley trata de limitar el efecto que las medidas tendrán en las comercializadoras, porque solo se tendrán en cuenta los beneficios por encima de los 20 euros/MWh, el precio medio del gas en los últimos años, y porque sólo se detraerá el 90% de los ingresos extraordinarios

Aunque el Gobierno ha decidido sobre todo imponer cargas y gravámenes extraordinarios a las centrales hidráulicas y nucleares, en manos de las grandes compañías del sector, lo que tiene muy buena aceptación por parte de la ciudadanía, las que más se van a ver afectadas son las empresas comercializadoras. Sencillamente porque tienen menos capital y menos fuelle financiero para resistir el envite.

Desde el sector de la distribución se preguntan si no será una medida que justamente busque que se reduzca el número de comercializadoras. Insisten estos exaltos cargos del sector de la distribución que las grandes pueden resistir. Incluso, si ganan los recursos, lo que no es descartable, salir fortalecidas.

En el sector de la distribución de la energía, se considera que las medidas tienen más de pantalla y teatro que de efectividad, porque sus resultados son extremadamente dudosos. Las propias empresas no han podido calcular a día de hoy con precisión, cuál pueda ser el efecto preciso en su cuenta de resultados. Aunque hacen cálculos de cara a la presentación de los recursos ante los tribunales, se da por hecho que los gigantes del sector podrán superar la detracción de sus denominados “beneficios caídos del cielo”. Y dan por hecho que los tribunales les darán la razón.

La historia más reciente muestra que lo ha hecho en más de una decena de casos sonados. De ganar, no sería la primera vez que las eléctricas derrotan al Estado en los tribunales. Pero en el camino habrán sufrido las consecuencias quienes fueron concebidos para mejorar los sistemas de distribución y de la competencia, como las empresas comercializadoras. Y por supuesto los partidos de centro derecha, que por razones no aclaradas, no han sabido reaccionar a tiempo a la mayor subida de golpe del precio de la luz.

Artículos relacionados