BOLSA

Grifols, valor para cambiar el rumbo

Dentro de su es­tra­tegia por ge­nerar mayor valor aña­dido e im­pulsar su cre­ci­miento en in­gresos y már­ge­nes, Grifols ha ce­rrado la compra de Tiancheng Pharmaceutical Holding, prin­cipal ac­cio­nista de la ale­mana Biotest. El im­porte de la ope­ra­ción se eleva a 1.100 mi­llones de euros además de lanzar una oferta pú­blica de ad­qui­si­ción sobre el resto del ca­pital de la em­presa ger­mana.

En concreto Grifols ha alcanzado un acuerdo con Tiancheng International Investment, compañía privada registrada en Hong Kong, para comprar el 100% de las acciones de Tiancheng (Germany) Pharmaceutical Holdings, la cual posee el 89,88% de las acciones ordinarias y el 1,08% de las acciones preferentes de Biotest, por 773 millones de euros más un préstamo de otro 313 millones.

Una vez completada esta operación, Grifols pasará a controlar de forma indirecta 17,78 millones de acciones ordinarias de Biotest, representativas del 89,88% del capital con derecho de voto y del 44,94% del capital total, y 214.581 acciones preferentes, equivalentes al 0,54% del capital total.

Paralelamente a la transacción, Grifols lanzará una opa a todos los accionistas para adquirir en efectivo el resto de las acciones ordinarias y preferentes de Biotest por 43 y 37 euros, respectivamente. La oferta supone valorar el capital de esta sociedad en aproximadamente 1.600 millones por valor patrimonial y en 2.000 millones por valor de empresa.

Se trata de una compañía especializada en hematología e inmunología clínica innovadora con un atractivo 'pipeline' de I+D, que incluye nuevas proteínas plasmáticas que servirá para complementar la cartera de productos de Grifols. Esta adquisición, de hecho, le permitirá mejorar su rentabilidad e ingresos por litro de plasma.

Grifols estima que las nuevas proteínas y las sinergias, tanto de ingresos como de costes, generarán un importante valor añadido, impulsando el crecimiento de ingresos y la expansión de márgenes. Para 2024, prevé unos ingresos combinados de más de 7.000 millones de euros, un beneficio antes de intereses impuestos, depreciación y amortización, o Ebitda, de más de 2.000 millones de euros y un margen Ebitda superior al 30%.

Los analistas coindicen en señalar que será una buena operación a largo plazo y ayudará a invertir la depresiva tendencia actual. En el último año y medio, el precio de la acción ha pasado de rondar los 34 euros a poco más de 20 euros. Un descenso sin demasiado sentido para la mayoría de los analistas, teniendo en cuenta la fortaleza del grupo y el potencial de su negocio.

Así lo ha entendido también el mercado. Tras unas dudas iniciales, las acciones de Grifols se apuntaron el viernes una subida del orden del 6% para reducir su balance negativo anual a poco más del 7%, con una notable mejora además del perfil técnico.

Artículos relacionados