Más déficit comercial en julio mientras las exportaciones crecen más que las alemanas

Se ra­len­tiza el au­mento del co­mercio ex­te­rior por el des­censo de las ventas de au­to­mó­viles

Comercio Exterior
Comercio Exterior

Las ex­por­ta­ciones e im­por­ta­ciones del mes de julio tu­vieron un in­cre­mento in­ter­anual del 13,6% y 18,9% res­pec­ti­va­mente. Aún así, re­gis­traron una leve caída res­pecto a las ci­fras de ju­nio. En tér­minos deses­ta­cio­na­li­za­dos, el valor de ambas mag­ni­tudes en julio fue li­ge­ra­mente su­pe­rior. A causa del in­cre­mento su­pe­rior de las im­por­ta­ciones en julio se am­plió el dé­ficit co­mer­cial y su­frió una con­trac­ción la tasa de co­ber­tura, ex­por­ta­ción e im­por­ta­ción, hasta el 94,3%, la más baja del año.

La ralentización del incremento de las exportaciones tiene como primera explicación el descenso de las ventas de automóviles a raíz de la escasez de semiconductores que han afectado a varias líneas de fabricación.

En el periodo enero-julio, el valor de las exportaciones es el más elevado del último decenio en los primeros siete meses del año. Lo mismo ha sucedido con el valor de las importaciones. Tanto por el lado de las ventas como de las compras las cifras enero- julio avanzan a una tasa interanual del 20% sobre el mismo periodo del pasado año.

De la misma manera, el déficit comercial ha sido el más bajo del decenio en estos primeros siete meses del año a la vez que la tasa de cobertura, 96,2%, marcaba un récord desde 2012.

El saldo no energético fue positivo pero el energético registró un déficit un 35% a causa de la elevadísima subida de precios. Las exportaciones dirigidas a la UE, 62% del total, avanzaron un 24,1% y un 25,1% las destinadas a la eurozona. También crecieron las ventas a los países no comunitarios, pero sin poder compensar los altos precios de los productos energéticos.

El superávit comercial con la UE se amplió mientras crecía el déficit con los países no comunitarios; una dependencia energética más onerosa.

En comparación con otras áreas geográficas el incremento del 21,7% de las exportaciones españolas entre enero y julio superó al de Alemania 16,1% y Francia 16,7% así como al total de la eurozona y de la Unión Europea. En la vertiente importadora destaca el valor de las compras realizadas en Oriente Medio que subieron un 29%; un avance superior al de cualquier otra procedencia.

En estos días de protagonismo no siempre muy positivo de los Estados Unidos, nuestros intercambios en los siete primeros meses del año, según las estadísticas estadounidenses, marcaron un saldo positivo favorable para España de 2.329 millones de dólares. En cuanto a los intercambios de servicios, y según los datos elaborados por el INE relativos al año 2020 y los E primeros meses de 2021 el saldo sigue siendo favorable a España.

Finalmente, mientras las exportaciones españolas a China han crecido en un 24,4% nuestras compras solo avanzaron un 8,5%. No obstante, esta evolución positiva de ventas y compras el déficit bilateral de mercancías con China, 12.646,4 millones de euros, es el doble del déficit comercial de España, 6.995 millones de euros, en el periodo enero-julio 2021.

El sector exterior resiste.Una noticia tranquilizadora en estos tiempos de incertidumbre. Si el turismo ayuda se repetira un superavit de la balanza comercial en 2021. Esa es precisamente la prevision de FUNCAS.

Artículos relacionados