CORRUPCIÓN

Castellón mantiene la presión sobre Francisco González por administración desleal

Rechaza el re­curso de sus abo­gados que ar­gu­mentan la falta de con­cre­ción en su impu­tación

Francisco González, ex presidente honorifico de BBVA
Francisco González, ex presidente honorifico de BBVA

Nuevo va­ra­palo ju­di­cial a Francisco González, ex pre­siente del BBVA du­rante más de 20 años, en su es­tra­tegia de­fen­siva frente a los pro­blemas pe­nales que atra­viesa en los tri­bu­nales es­pañoles de­ri­vados de pre­sunta co­rrup­ción. Conscientes de que la impu­tación por ad­mi­nis­tra­ción des­leal es una de las más claras del ma­cro­pro­ceso abierto por la Fiscalía y la Audiencia Nacional contra el ex pre­si­dente del BBVA, los abo­gados de FG han re­ci­bido el mayor revés en su es­tra­tegia de de­fensa contra el man­dato que el banco que ahora pre­side Carlos Torres realizó a ex co­mi­sario Villarejo.

En un auto conocido el miércoles, el magistrado de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, ha ratificado la condición de investigado del FG, por un delito de administración desleal, en la pieza del llamado “Caso Tándem” en la que se investigan los encargos realizados por las empresas del comisario jubilado Jose Manuel Villarejo para el banco.

García Castellón ha echado atrás el recurso de reforma que presentó Gonzalez contra el auto de 20 de julio en el que se acordaba su citación como investigado, también por este delito, en relación con los presuntos encargos al comisario sufragados con los fondos sociales del banco. El auto precisaba la necesidad de tomar declaración a González por una “precisa operativa sospechosa” en relación con la valoración de la adquisición realizada de una finca a título privado.

González aducía en su recurso la ausencia de concreción de los hechos, la falta de motivación del auto y, en todo caso, la prescripción de los mismos. Además, invocaba que no había habido ninguna denuncia previa de ofendido o perjudicado en relación con la valoración de la finca, requisito necesario, según la defensa de González, para imputar el delito de administración desleal.

Noticia relacionada Leer más BBVA pagó 10 millones a Villarejo, que vulneró los derechos de sus rivales En relación con la falta de concreción de los hechos y su prescripción, el juez explica en su escrito que la investigación se encuentra en una fase embrionaria que no requiere una exigencia plena de determinación y concreción. Resulta suficiente una exposición sucinta de los hechos investigados, un requisito que, según el instructor, se ha cumplido en el auto recurrido y es por ello esencial tomar declaración a González en orden a completar el relato fáctico.

El juez también rechaza el argumento esgrimido por la defensa de González de que en el presente caso, al referirse a hechos de 2013/2014 (fecha de la valoración de la finca), sería de aplicación el delito de administración desleal del 295 del Código Penal que exige la existencia de denuncia previa del ofendido o perjudicado.

La resolución indica que ,sin entrar a prejuzgar si resulta de aplicación dicho precepto, o el 252.1 que menciona en su auto recurrido (si se considerase que existe continuidad delictiva o concurso con otros delitos), la denuncia no es necesaria si el hecho afecta a los intereses generales o a una pluralidad de personas.

El juez señala que, al tratarse de una entidad bancaria de gran relevancia que cotiza en el Ibex 35, con una multitud de accionistas y uno de los principales bancos del país, “el riesgo reputacional de semejantes conductas sí que afecta, de modo directo, a los intereses generales de aquéllos, así como al interés general”. Por todo ello, concluye que no sería precisa la existencia de una denuncia previa para investigar estos

Artículos relacionados