La hi­per­in­fla­ción es la prin­cipal preo­cu­pa­ción de los clientes de UBS

El miedo a la estanflación paraliza Europa

La in­fla­ción des­truye em­pleo y ge­nera un cre­ci­miento in­su­fi­ciente de­pu­rado el efecto de la pan­demia

La inflación, disparada.
La inflación, disparada.

El miedo a la es­tan­fla­ción avanza en el mundo mien­tras Europa se re­cu­pera de la emer­gencia sa­ni­taria que ha aso­lado el mundo en el úl­timo año y me­dio. Aunque se en­cuentra por de­bajo de los re­gis­tros de Estados Unidos, el avance de los pre­cios en el con­ti­nente se ha si­tuado en el 3%, mien­tras que el cre­ci­miento eco­nó­mico no es lo su­fi­cien­te­mente po­tente si se de­pura el efecto de­ri­vado del fin de los con­fi­na­mientos y el re­tro­ceso de la pan­de­mia.

“Ahora, una crisis actual e inminente del suministro de gas natural en Europa (en medio de pronósticos de escasez de suministro ruso y producción nacional frenada por la política ambiental) podría significar que los consumidores en algunos países se enfrentan a una duplicación de las facturas y también a interrupciones”, asegura Brendan Brown, del Instituto Mises y Jefe de Investigación Económica en Mitsubishi UFJ Financial Group.

“El presidente ruso Vladimir Putin, con el oleoducto Nord Stream 2 hacia Alemania ya terminado, podría empeorar la crisis en el este y sur de Europa. Algunos expertos sospechan que Gazprom ya está manipulando los precios de la gasolina”, indica este economista y socio fundador de Macro Hedge Advisors y miembro principal del Hudson Institute y del Instituto Mises.

La estanflación es un término acuñado en la década de los años setenta y describe la situación de aquellos años de recesión económica y elevada inflación. Esta peculiar mezcla se produjo en todo el mundo y su detonante fueron las dos crisis del petróleo, la de 1973 y la de 1979.

La recuperación tras la pandemia se ha vuelto un espejismo de lo que está por venir, aseguran en diversos círculos financieros. Cuando el mundo se enfrentó al coronavirus mediante un cerrojazo de la actividad económica, las autoridades mundiales decidieron combatir los efectos económicos de la pandemia a base de dinero barato e ilimitado por parte de los bancos centrales, así como planes de salvamento a los colectivos más desfavorecidos.

Preocupación keynesiana

Esta política keynesiana se vuelto una pesadilla 18 meses después, porque el fuerte aumento de la masa monetaria ha constituido un catalizador de la inflación en todo el mundo. Hasta tal punto se ha convertido en una amenaza, que se sitúa como principal preocupación de los clientes de la UBS suiza en Estados Unidos. Se preguntan si este estímulo masivo de los bancos centrales podría desencadenar una hiperinflación. Así se refleja en un estudio de la entidad financiera sobre los principales temores de sus clientes. “Con los bancos centrales de todo el mundo vertiendo cantidades masivas de estímulo en la economía, esto puede desencadenar una hiperinflación, debido al desequilibrio de las cuentas”.

Existe una corriente crítica a la teoría de la estanflación original de Arthur F. Burns en los años setenta, porque aunque fuera cierto que los estímulos monetarios pueden desencadenar inflación y pérdida de empleo, hay detalles que pueden pasar desapercibidos. “La alta inflación media del IPC entre 1973 y 1980 convirtió el potencial de las economías para ser estimuladas por la política monetaria en un auge inflacionario de 1976 a1978. En particular, Francia en esa década se encontraba en un milagro económico”, asegura Brendan Brown del Instituto Mises.

En Europa, como en Estados Unidos, gran parte del repunte de la inflación del IPC de este año ha sido impulsado por "dislocaciones en el lado de la oferta", los notorios cuellos de botella que son la esencia del banco central dicen que la inflación es transitoria, señala Brown. A su vez, estos han contribuido a los recortes forzosos en la producción. Las incertidumbres en cuanto al tiempo de espera en los envíos de productos, junto con la reducción de los ingresos reales están pesando sobre la demanda.

Artículos relacionados