LA SEMANA BURSÁTIL

A la espera de la reunión del BCE en los mercados

Los flojos datos la­bo­rales en Estados Unidos y la de­bi­lidad de los datos de ac­ti­vidad en las prin­ci­pales eco­no­mías del mundo han in­cli­nada la ba­lanza hacia los nú­meros rojos en las bolsas es­pañolas en esta úl­tima se­mana. El Ibex 35 ha per­dido un 0,65% en las cinco úl­timas se­siones tras darse de nuevo de bruces con la ba­rrera de los 9.000 pun­tos. Compás de es­pera a la es­pera de lo que diga el BCE.

Tal y como apuntaban algunos analistas, el aumento del volumen de negocio ha provocado una prudente recogida de los beneficios acumulados en el mes de agosto, poniendo en evidencias las dificultades para sostener los avances. Sobre todo, si no acompañan los indicadores económicos.

Todo ello en medio de un proceso de rotación de activos que ahora está pasando factura a la banca, a las telecos y a los valores turísticos, los valores más beneficiados en agosto, y que, por el contrario, está jugando a favor de eléctricas y farmacéuticas, entre otras.

Los inversores siguen por tanto a la espera de que se despeje el horizonte en materia monetaria. Uno de los principales factores para delimitar el rumbo de la renta variable en esta recta final de año. El principal punto de atención se fija así en las reuniones de los grandes bancos centrales que se irán produciendo a lo largo del mes.

En este caso, ya se esperan señales concretas sobre los posibles movimientos a seguir a corto plazo con la retirada de estímulos. Después ya solo quedarían dos reuniones antes de acabar el año. Sin embargo, el consenso de analistas sigue creyendo que en la próxima reunión del Banco Central Europeo de este jueves no se tomarán decisiones relevantes.

Un retraso que no solo servirá para mantener más tiempo en vilo a los mercados, sino que además retrasará la capacidad para contener las mayores presiones inflacionistas, no tan coyunturales como aseguraban, con unos altos niveles de actividad y un mercado laboral cada vez más dinámico. La tasa de paro en Estados Unidos ha caído al 5,2% pese al frenazo en la creación de empleo experimentada en agosto.

Factores que solo ayudarán a alimentar la incertidumbre a la espera de nuevas referencias.

Calendario semanal de Bolsa

Esta semana que entra, marcada por la festividad en Estados Unidos por la celebración del Día del Trabajo, los inversores contarán con pocos indicadores macroeconómicos. Estos, salvo excepciones, serán de escasa relevancia. Las miradas, por tanto, estarán puesta en la nueva reunión del Banco Central Europeo.

Hoy lunes, festivo en Estados Unidos, los inversores apenas contarán con los datos de pedidos a fábrica en Alemania y la confianza del inversor en la zona euro, por lo que se puede esperar una jornada de transición a la espera de noticias de mayor calado.

En la sesión del martes se dará a conocer la producción industrial y el índice de confianza empresarial ZEW que llegarán desde Alemania, así como el PIB de la zona euro que estaría creciendo a un ritmo del 13,6% en tasa interanual en su rebote tras la pandemia.

El miércoles apenas se esperan referencias macroeconómicas. Lo más destacado será el PIB de Japón, así como los datos norteamericanos de crédito al consumo, encuesta de empleo Jolts, índice hipotecario MBA o el libro Beige de la Reserva Federal.

Algo más cargada llegará la agencia financiera internacional del jueves. Este día se publicarán datos de inflación en China, la balanza comercial de Alemania y habituales peticiones semanales de subsidio por desempleo en EEUU. Las miradas, no obstante, estarán focalizadas en la reunión del Banco Central Europeo que podría empezar a ofrecer mensajes más claros sobre la retirada de estímulos, aunque no toque tipos de momento.

La semana bursátil se cerrará el viernes con la producción industrial y la balanza comercial en el Reino Unido, el IPC de Alemania, la producción industrial de España, así como con los precios de producción, los inventarios al por menor y las ventas al por mayor en Estados Unidos.

Artículos relacionados