BOLSA

GAM, rebote más que inminente

Después de un co­mienzo de año muy pro­me­te­dor, las ac­ciones de GAM han en­trado en una fase la­teral de am­plio rango y alta vo­la­ti­li­dad. Unos mo­vi­mientos de diente de sierra que tiene un tanto des­con­cer­tados a los ac­cio­nis­tas, justo cuando la com­pañía pa­rece estar en su mejor mo­mento desde la lle­gada de la pan­de­mia. Todo es sus­cep­tible de cam­bio, in­cluso en la Bolsa.

Aunque el primer semestre del año lo ha cerrado con unas pérdidas de 800.000 euros, lo cierto es que entre abril y junio ha logrado un beneficio superior al millón de euros. Cifra que permite contrarrestar la debilidad mostrada en los primeros meses del ejercicio.

Su cifra de negocio en la primera mitad del año ha superado los 77 millones de euros, un 31% más. Eso supone no solo recuperar los niveles prepandemia, sino incrementar un 8% los ingresos respecto al mismo período de 2019. Todo ello, mejorando su negocio a largo plazo y los márgenes.

El grupo de alquiler de maquinaria mantiene además una alta liquidez que le permite acometer posibles oportunidades de compra como la surgida justo antes del verano con Recamasa. GAM ha adquirido esta empresa líder en carretillas por un importe de 7 millones de euros, afianzando su posición en el sector en España.

De hecho, esta operación convierte a la multinacional asturiana en distribuidor en exclusiva de la marca de carretilla elevadoras Yale, una de las mayores referencias de la industria en España, en especial en la zona centro. Una sociedad que además encaja a la perfección en su modelo de negocio.

La principal preocupación ahora sea quizás su elevado apalancamiento. La deuda financiera neta de la compañía supera los 127 millones de euros con una capitalización de poco más de 144 millones de euros. No obstante, esta deuda se ha mantenido en niveles similares al año anterior, mientras el grupo sigue buscando fórmulas para ir conteniéndola. Aunque fuentes cercanas a la compañía de alquiler de maquinaria consideran que no es demasiado preocupante mientras las tasas de intereses continúen bajas.

En las últimas semanas, sin embargo, el valor ha entrado en una oscilante tendencia lateral entre los 1,4 y los 1,6 euros por acción, que en momentos puntuales se ha llegado a ampliar hasta los 1,7 euros. Ahora mismo está en pleno proceso de rebote desde la parte baja del canal. Situación que invita a elevar la vigilancia ante una posible ruptura al alza.

Artículos relacionados