Los ana­listas in­ter­na­cio­nales creen que la ba­talla con el Gobierno va para largo

Los fondos más cautos amplían la cuarentena a las eléctricas en pleno desmadre de precios

Crece el des­fase en Bolsa entre el sector y el resto de grandes va­lores del mer­cado

Tormenta sobre el precio de la luz.
Tormenta sobre el precio de la luz.

La so­lu­ción al error de muy grueso ca­libre que ha lle­vado el precio de la luz hasta los ni­veles más altos de la his­to­ria, por en­cima de los 132 euros por me­ga­vatio hora, no tendrá una so­lu­ción rá­pida por más que el Gobierno vaya a poner sobre la mesa un in­mi­nente plan de choque para frenar el au­mento de la ta­rifa. Un plan que pasa, entre otras co­sas, por obligar a las grandes eléc­tricas a subastar energía entre co­mer­cia­li­za­doras e in­dus­tria­les.

Medidas que los inversores y los sesudos analistas creen que tendrán un impacto limitado. Dicho de otra forma, la batalla entre el Gobierno y el sector va para largo. Como el tiempo que puede ser necesario para que corrija el enorme desfase que acumula el sector eléctrico en bolsa en este 2021. De los tres grandes sectores del mercado de valores español, el unico que se encuentra en negativo en lo que va de año es el energético.

La llegada del mes de septiembre no sólo no ha cambiado ni un ápice la situación, sino que la ha acentuado. En estos momentos el índice Ibex 35 Energía que agrupa a las grandes compañías del sector se deja casi un 1% en este comienzo de mes y un 1,5% en lo que va de año. La comparación con la subida de alrededor del 10% del conjunto de los grandes valores españoles en lo que va de año es hiriente y amenaza con perpetuarse en lo que queda de año.

"Los fondos siguen con el freno de mano echado en las eléctricas españolas. Hay un problema de imagen evidente, porque la batalla del precio de la energía está socavando la credibilidad tanto del Gobierno como del sector. Pero lo que realmente importa es el coste que pueden tener que soportar las eléctricas para hacer frente a la presión social y sobre todo a la regulatoria del Ejecutivo. Los inversores prefieren mantenerse al margen", señalan en una gran gestora nacional.

Precios muy atractivos

Y eso que las valoraciones son atractivas a los actuales niveles. Un simple vistazo a las cotizaciones de los valores del Ibex sitúa a Iberdrola muy cerca de los 10 euros por acción, mientras que Endesa trata de defender la cota de los 20 euros. De fondo hay unos potenciales alcistas que los analistas cifran entre el 15% y el 20%, pero que los inversores han puesto en cuarentena a la espera de que se despejen las grandes incógnitas.

Incógnitas que son muchas y se acumulan en los últimos meses y que se suman a la que despierta la reunión del BCE este jueves. No se esperan grandes novedades en una reunión marcada en rojo por toda la comunidad financiera, por ser la primera tras un largo verano y porque de alguna forma está condicionado por el anuncio de la Reserva Federal de que al otro lado del Atlántico puede haber novedades antes de que acabe 2021.

En juego está por lo tanto el futuro de los costes de financiación del sector energético, tan sensible siempre a la evolución de los tipos de interés. "Lo lógico sería que las eléctricas tomasen el relevo en bolsa en algún momento. En condiciones normales, les tocaría ya", señalan fuentes bursátiles que señalan que no ha llegado aún el momento de apostar con el gran perdedor provisional del año entre los grandes sectores cotizados.

Por ahora todos los factores juegan a la contra, y no parece que los obstáculos vayan a desaparecer ya. Los expertos creen, que como mucho se pueden tomar pequeñas posiciones tácticas en las eléctricas más castigadas siempre con vocación de largo plazo. Pero siempre teniendo en cuenta que queda una larga travesía del desierto en bolsa que se puede extender más allá de un 2021 para el olvido en Bolsa en el sector eléctrico.

Artículos relacionados