BOLSA

CAF, más cartera y más vacía

La vo­la­ti­lidad se está ce­bando con CAF en el úl­timo año y me­dio. En este pe­ríodo, la co­ti­za­ción de esta com­pañía ha en­trado en una fase la­teral de alto rango que está al­te­rando so­bre­ma­nera su tra­di­cional es­ta­bi­li­dad. Para re­cu­perar esta tran­qui­li­dad, el grupo sigue apos­tando por la ges­tión efi­caz, que le ha ve­nido ca­rac­te­ri­zando, y por una in­tensa ac­ti­vidad co­mer­cial.

En este sentido, el grupo acaba de anunciar la adjudicación a través de su filial Solaris, de un contrato con la empresa Unibuss, uno de los mayores operadores noruegos de transporte, para la entrega de cerca de 200 autobuses. Se trata de 183 autobuses eléctricos Urbino 18 con destino a Oslo.

La capital noruega confirma de esta forma su apuesta por la electrificación del transporte público de la ciudad, tras una licitación en la que han participado las principales empresas del sector.

El valor total del contrato asciende a una cifra de aproximadamente 100 millones de euros, y se convierte en el mayor contrato de autobuses articulados eléctricos ejecutado por Solaris, superando los 130 vehículos eléctricos entregados recientemente al operador de transporte público de Varsovia MZA.

El fabricante de trenes y autobuses ha cerrado también recientemente dos nuevos contratos valorados en unos 50 millones de euros para el suministro de cinco autobuses de hidrógeno y 50 trolebuses en Austria e Italia, confirmando su posicionamiento como uno de los líderes en lo que se refiere al suministro de vehículos cero emisiones en Europa.

Hasta la fecha, se han vendido cerca de 100 unidades de este modelo, Urbino 12, en países como República Checa, Francia, Alemania, Italia, Holanda, Polonia y Suecia.

Un buen inicio de año en la contratación que augura muy buenas cifras en su cartera de pedidos, después de cerrar el tercer trimestre con un crecimiento del 11%, hasta cerca de los 9.750 millones de euros.

De momento, la inestabilidad sigue haciendo presa en estos días en la cotización del grupo. En lo que va de año, pierde cerca de un 6%, acercándose peligrosamente hacia su principal zona de soporte en torno a los 32,5 euros por acción. No obstante, los expertos creen que, si no se producen factores exógenos como mayores tensiones geopolíticas, este suelo deberá aguantar y permitir un rebote hacia los 38 euros por acción.

Artículos relacionados