BOLSA

Azkoyen, los buenos fundamentales no bastan

Los pocos mi­no­ri­ta­rios de Azkoyen se en­cuen­tran deses­pe­rados por la atonía de la ac­ción en Bolsa. A pesar de unos muy po­si­tivos fun­da­men­ta­les, el valor se muestra in­capaz de re­cu­perar y con­so­lidar la ten­dencia al­cista. Apuntan así de esta de­sidia a los prin­ci­pales ac­cio­nis­tas, más que con­formes con re­cu­perar el pago del di­vi­dendo.

El grupo industrial de máquinas expendedoras y medios de pago aprobó en junio un pago de dividendo a cuenta de 0,2 euros brutos tras cerrar el primer semestre con un beneficio de 5,4 millones de euros y mantener una sólida situación financiera con una deuda financiera neta de 1,1 millones de euros.

Un dividendo suspendido en 2020 debido al impacto de la pandemia, pero que una vez recuperado vuelve a ser un aliciente para los accionistas. Todo ello gracias a la recuperación de la demanda a partir de mediados de mayo del pasado año que ha impulsado su actividad para recuperar unos niveles de ventas y Ebitda muy similares a 2019 cuando logró uno de sus mejores resultados de su historia.

Pese a la aparición de nuevas variantes de la pandemia, que condicionan el proceso de vacunación y la actividad económica, y los problemas de las cadenas de suministro de los que no son ajenos, el grupo prevé seguir avanzando en sus niveles de actividad con paso firme y así espera confirmarlo en sus resultados de final de año.

Eso le permitirá aprovechar mejor en el mercado sus buenos fundamentales como son la rentabilidad por dividendo, su bajo PER de apenas 12 veces y un precio por valor contable de poco más de uno. En el mercado, sin embargo, sigue pesando la desconfianza por su escaso “free float”, pues apenas mueve 3.500 títulos diarios.

Artículos relacionados