BOLSA

Meliá gana adeptos en el mercado

La in­fla­ción será un factor clave en la es­tra­tegia de in­ver­sión en los pró­ximos me­ses. Por este mo­tivo, los ope­ra­dores se están em­pe­zando a de­cantar por las em­presas “value” frente a las de cre­ci­miento. Entre las pre­fe­ridas en el mer­cado es­pañol si­túan de forma re­cu­rrente a Meliá Hotels por su ca­pa­cidad de tras­ladar la subida de los pre­cios al cliente final sin ver ero­sio­nada su cuenta de re­sul­ta­dos.

Hasta hace bien poco, las empresas estaban absorbiendo a través de sus márgenes la escalada de los costes. Sin embargo, la creciente presión de los precios hasta niveles que no se veían en 30 años, señalan los analistas de CVC Gaesco, hace inviable que puedan continuar por este camino sin trastocar los beneficios.

En este sentido, aquellas compañías que pueda repercutir con mayor facilidad el aumento de los precios en el producto final tendrán una notable ventaja. Bajo este contexto, la firma de inversión cree que las acciones 'value' tendrán una evolución más positiva, dado que se benefician de un contexto de subidas de tipos, como el que se avecina en los próximos meses.

Entre ellas destacan a Meliá Hotels. La cadena hotelera presenta muy buenas sensaciones en cuanto a Ebitda y márgenes. Aunque le llevará tiempo recuperar los niveles de prepandemia en el beneficio operativo, al menos hasta 2024, por el lado de los márgenes presenta mejor aspecto.

Ante de llegar el coronavirus, este se sitúo en el 26,5% y todo apunta, según el consenso del mercado, que en 2023 habrá superado el 27%. Una estimación conservadora para los expertos de CVC Gaesco, que creen que podría superar esta cifra en dos puntos.

Esta mejora se apoya en tres factores. El primero será el ahorro de costes implementado durante la pandemia, que ha eliminado gastos superfluos a partir de la mejora en el 'front office' y, sobre todo, el 'back office', con la automatización de ciertos procesos, la unificación del software del grupo y la aceleración de la tecnología 'Cloud' (en la nube) en las reservas.

Esta será otra de las claves. El canal directo, Melia.com, se ha disparado entre enero y septiembre de 2021 hasta suponer el 55% de los ingresos por reservas. Este porcentaje en 2019 se situaba en el 33%. Esto se traduce en una reducción de las comisiones pagadas a terceros por la gestión de las reservas, que en algunos casos puede llegar al 20% del precio.

El tercer y último motivo sobre las grandes expectativas de Meliá es la estrategia y el modelo de gestión. En el sector, existen cuatro formas de tener un hotel: en propiedad directa, con un margen Ebitda normalizado del 30%; en alquiler, con un margen del 15%; en gestión y en franquicia, estos dos últimos con márgenes superiores al 50%.

En la actualidad, el grupo hotelero gestiona el 60% de sus habitaciones mediante las modalidades que le ofrecen una mayor rentabilidad, y de cara a las 12.003 nuevas plazas que va a incorporar, el 97% serán bajo estos modelos. Esto se traduce en una mejora de los márgenes del grupo.

En esta misma línea se mueven los expertos de UBS. La firma suiza ha fijado recientemente un precio objetivo de 8,3 euros por acción, esta valoración supone un potencial alcista del orden del 30% desde su actual cotización de mercado.

Desde el punto de vista técnico, sin embargo, los títulos de Meliá, que se mueven en torno a 6,5 euros, antes deberán superar una muy dura resistencia técnica en las inmediaciones de los 7 euros por acción y algunas otras intermedias de menor calado

Artículos relacionados