La tec­no­logía DLT puede ayudar a so­lu­cionar pro­blemas de li­quidez y flujo de caja

El sector bancario intenta recuperar la confianza de pequeñas y medianas empresas

Intensificar los me­dios de pago, la he­rra­mienta de la banca para im­pulsar a las pymes

Pymes
Pymes

Las pe­queñas y me­dianas atra­viesa por mo­mentos di­fí­ci­les. Los con­cursos de acree­dores se han dis­pa­rado en agosto y sep­tiembre de este año tras el fin de la mo­ra­toria con­cursal y ya crecen más de un 13 % en el año. Agricultura, trans­porte, al­ma­ce­na­miento y co­mercio son los sec­tores que más se están viendo afec­ta­dos. Un serio pro­blema pues las pe­queñas y me­dianas em­presas con la co­lumna ver­te­bral del cre­ci­miento eco­nó­mico.

Representa el 99 % del tejido productivo y aporta cerca del 65% del PIB y tres cuartas partes del empleo. Sin embargo, a juicio de los expertos, siguen sin ser una de las grandes prioridades de los bancos que deben cambiar su estrategia para captar ese valor aún sin explorar a través de servicios de pagos innovadores que ayuden a impulsar su negocio.

Los nuevos métodos de pago (pagos instantáneos, dinero electrónico, monederos móviles y digitales, pagos de cuenta a cuenta, códigos QR) han estado liderando el consumo. Un reciente informe Mundial de Pagos 2022 del Instituto de Investigación Capgemini pone de manifiesto que todavía se espera que los nuevos métodos de pago aumenten alrededor del 17% del total de las transacciones no monetarias en 2021 a alrededor del 24% para 2026.

El sector de los medios de pago se ha mantenido resiliente durante los últimos años en medio de la volatilidad sin precedentes del mercado gracias a la adopción de nuevos e innovadores métodos de pago digitales para los consumidores. Sin embargo, muchos bancos no están ofreciendo el mismo apoyo a las pequeñas y medianas empresas para dar respuesta a los enormes desafíos que plantea la inminente amenaza de recesión o las crecientes tasas de inflación.

Según el informe de Capgemini, a pesar de los prometedores niveles de recuperación tras la crisis sanitaria, las pymes siguen luchando con los problemas de flujo de caja y ciclos de conversión, lo que en muchos casos estaría frenando su capacidad de crecimiento.

Una grave situación que se podría ver compensada en buena medida si los proveedores de servicios de pago, sobre todo los controlados por los grandes bancos, dan un paso adelante, reajustan sus prioridades y reúnen las herramientas adecuadas para ayudar a las pymes a explorar nuevas oportunidades de mercado.

necesidades de las pymes

Aunque el segmento de mercado de las pymes tiene ahora un valor superior a los 850.000 millones de dólares en todo el mundo, según recoge el informe, las pymes a menudo siguen siendo ignoradas y ninguneadas por el sector bancario tradicional en favor de las grandes cuentas corporativas y del mercado minorista.

En consecuencia, las pymes se están encontrando con problemas de flujo de caja, riesgos de ciberseguridad, falta de liquidez e ineficiencias operativas que alimentan el descontento existente con los proveedores de servicios de pago tradicionales. De hecho, el 89% de las pymes encuestadas se sienten desatendidas por sus bancos principales y se plantean un cambio a una alternativa más flexible de PayTech.

Un cambio hacia un proveedor de pagos digitales permitiría a las pymes reflejar la tendencia que ya está en marcha en los mercados de consumo. Para recuperar la fidelización de las pymes, los bancos tendrán que ampliar el valor de la plataforma, que solo puede desbloquearse abordando los sistemas restrictivos heredados que actualmente impiden el crecimiento.

El estudio refleja que más de una cuarta parte de los bancos luchan con una infraestructura monolítica e inflexible, y que el 75% de los ejecutivos priorizan los costes para mantener los sistemas actuales en funcionamiento por encima de nuevas propuestas de valor innovadoras, lo que supone un claro obstáculo para las inversiones necesarias en innovación y flexibilidad que las pymes anhelan.

Para solucionarlo, las empresas de pagos deberían apostar por un proceso que permita a las empresas configurar sus ofertas en servicios de pago según sus necesidades y que les ayuden a abrir nuevos mercados.

Tecnología de contabilidad distribuida

Entre la gran cantidad de tecnologías innovadoras que están adoptando los bancos para permanecer en el juego y luchar contra los bancos digitales, una de ellas está imponiéndose por encima del resto: la tecnología de contabilidad distribuida o DLT. Su adopción, sin embargo, está siendo “excesivamente” cautelosa, a pesar de que los bancos y proveedores de servicios de pago (PSP) coinciden en destacar su alto potencial para transformar el sector

Al respecto, casi dos terceras partes de las pymes cree que la DLT debería implantarse como una opción complementaria viable a las redes de pago existentes, ya que las transacciones transfronterizas B2B en la cadena de bloques continúan creciendo junto con la adherencia de la criptomoneda. En consecuencia, señala Jeroen Hölscher, responsable global del área de Pagos y Tarjetas de Capgemini, "la DLT puede considerarse parte de una estrategia base de varios carriles para respaldar mejor estas redes de pago globales y regionales".

En este sentido, el informe destaca que aquellos, en especial los bancos, que buscan convertirse en pioneros del sector ya están ampliando los casos de uso de la DLT con vistas a la próxima ola de oportunidades de crecimiento donde las pequeñas y medianas empresas seguirán protagonizando un papel fundamental.

--

Artículos relacionados